Reconstruirán otras 532 viviendas en Santa Adela
Callejón trasero de la calle Jarama, en Santa Adela, donde se aprecia el mal estado de los inmuebles. (Torres)

Poco podrían imaginarse los ideólogos de la iniciativa que el proyecto acabaría adoptando tal envergadura. La rehabilitación de la populosa barriada de Santa Adela –en fase de ejecución– añade un nuevo cometido para transformar definitivamente esta humilde zona del Zaidín.

El Ayuntamiento ha decidido finalmente incluir en el área de reforma de Santa Adela a las 532 viviendas de las calles Cataluña y Jarama. En principio, el Consistorio tenía otros planes para los 11 inmuebles que suman ambas calles: mientras decidía la demolición y reconstrucción de las 149 viviendas de la primera fase de Santa Adela y de las 184 de la segunda, incluía a las de Cataluña y Jarama en un proyecto de rehabilitación.

Ahora ha decidido incluir éstas últimas en el proyecto de reconstrucción. «El día que entregamos las llaves de la primera fase – el pasado 20 de octubre– nos entrevistamos con los vecinos. Tras analizar los casos, comprobamos que la situación de los edificios no recomendaba la rehabilitación, sino directamente la demolición, porque están muy deteriorados», explicaba ayer la edil de Urbanismo, Isabel Nieto.

Así las cosas, el pleno del Ayuntamiento aprobará en unos tres meses la modificación del proyecto que implica la reconstrucción de las viviendas de Cataluña y Jarama, más espacios libres en las dos calles, zonas verdes, aparcamientos subterráneos y trasteros.

Realojos

«El único inconveniente que encontramos es el poder realojar a todas las familias a la vez». Las 184 de la segunda fase –cuya demolición comienza la semana que viene– ya están en los pisos subvencionados por Emuvyssa.

Los artífices tienen un mes para «restablecer el orden urbanístico». La Gerencia de Urbanismo ha decretado la demolición de una decena de edificaciones ilegales en distintas zonas de la ciudad.

Las construcciones fueron detectadas en una visita girada por los inspectores de Urbanismo, que comprobaron cómo algunos vecinos se «han hecho verdaderos chalés a su antojo», indicaba ayer la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto. En total, los inspectores han decretado ilegales diez edificaciones: una en Albanta –zona del Serrallo–, otra a la altura de Los Vados y ocho en el entorno de Canto Grande.

Casas, piscinas...

Allí se han hecho casas, piscinas, vestuarios, naves, caminos, etc. sin permiso y en suelo protegido. Para la edil, «el hecho de que el nuevo PGOU tenga previsto cambiar la calificación de esos suelos no quiere decir que la gente se salte la actual norma a la torera». Cada infractor ha de tirar lo construido y pagar 63.000 euros de multa.