Farmacia
Farmacia EUROPA PRESS

El proceso de certificación de la Comunidad Autónoma como emisora y dispensadora de recetas electrónicas ha sido "largo", y ha durado aproximadamente un año, según ha informado el Colegio de Farmacéuticos de Cantabria.

Este proceso comenzó a finales de 2016 con las primeras pruebas de adaptación de los programas de gestión a los nuevos campos obligatorios para la dispensación, que tenían que incluir: comunidad de origen del paciente y comunidad prescriptora, unos campos que ya están instalados en el sistema de las farmacias desde hace meses.

Hubo que adaptar, además, los programas para que fuesen capaces de leer cualquier tarjeta, viniese en el formato antiguo o nuevo y convertir los datos de las tarjetas en lecturas que identificasen los pacientes, pruebas que se realizaron en el primer trimestre de 2017.

A estas pruebas les siguieron otras y, a partir del mes de junio, se fueron modificando los programas de gestión, incorporando los nuevos campos obligatorios indicados por el Ministerio de Sanidad para certificar la receta electrónica.

Las pruebas con cada uno de los programas de gestión comenzaron en el mes de agosto y duraron hasta octubre. Ya en noviembre, comenzaron las pruebas con cada una de las comunidades autónomas interoperables, y que dieron como resultado la certificación por parte del Ministerio el 31 de diciembre de 2017.

Durante el mes de enero de 2018 se ha seguido trabajando en las mejoras y se han homologado de nuevo todos los programas de gestión, proceso que finaliza este martes con la activación de la interoperabilidad.

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos, Marta Fernández-Teijeiro, ha transmitido esta información a los asociados a través de una carta, junto con un Manual de dispensación para las farmacias, así como el mapa de las comunidades interoperables y un documento de 'preguntas frecuentes' elaborado por el Ministerio. La información también está disponible en la web del Colegio.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.