Pesquero español
La captura de un pesquero español en las inmediaciones de Comodoro Rivadavia (Argentina). Ministerio de Seguridad de Argentina / EFE

Argentina capturó, por faenar "ilegalmente", a un pesquero español que llevaba en sus bodegas 320 toneladas de piezas frescas de merluza, abadejo, calamar y raya, "evaluadas en una suma millonaria", anunció el Ministerio de Seguridad.

Se trata del buque Playa Pesmar Uno, de 63 metros de eslora y 12,50 de manga, que llevaba 34 tripulantes a bordo en el momento de ser apresado en la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA) por el guardacostas GC 27 Fique, en las inmediaciones de Comodoro Rivadavia. Su capitán, según el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, Javier Touza, asegura que "en todo momento" el buque "ha estado fuera de aguas argentinas".

El pesquero había partido de Montevideo, la capital de Uruguay, el pasado 11 de enero y fue detectado por la Prefectura Naval, añadió la citada fuente. El personal de Prefectura Naval estableció comunicaciones por radio con el capitán, con el objeto de que detuviera su navegación y no levantara la red de pesca que tenía desplegada en el mar, a lo cual accedió.

"Con las fuerzas federales trabajamos para proteger los recursos que son de todos los argentinos", aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en un comunicado, en el que agregó que el Gobierno argentino va "seguir fortaleciendo" su presencia en las aguas "para brindar seguridad y para garantizar el cumplimiento de la ley".

Tripulación "en buen estado"

La armadora del buque es Pesquerías Marinenses, que se integra en el Grupo Pesmar (que también cuenta con comercializadoras de pescado y frigoríficos). Así, Touza señala que la empresa propietaria del barco es "histórica", con su puerto base en Marín y su flota está integrada en ARVI, en donde "lleva más de 30 años".

En lo tocante a los 34 tripulantes que lleva a bordo, la empresa le ha señalado que "se encuentran en buen estado", "más allá de la inquietud e incertidumbre", y que "la mayoría" son gallegos, incluido el capitán. Navegan escoltados por autoridades argentinas para tomar tierra en la región de Comodoro Rivadavia.

Por su parte, el presidente de ARVI señala que "debe primar siempre la presunción de inocencia", pues "serán las autoridades judiciales las que tengan que determinar las responsabilidades".

La caja azul, clave

El 'Playa Pesmar Uno' asegura que se encontraba en la conocida como milla 201, cerca de Malvinas pero en aguas internacionales, "justo donde acaba la Zona Económica Exclusiva de Argentina", en donde en este momento "están concentrados unos 400 buques", principalmente de nacionalidad asiática.

En esta época del año "se encuentra una enorme concentración" de barcos pesqueros por la presencia de un cefalópodo llamado pota, parecido al calamar, que "es muy estacional". Esta especie "es migratoria" y en estos días empieza a coger más tamaño mientras "sale de aguas argentinas a aguas internacionales", indica Touza a Europa Press. De forma accesoria también se pescan especies como merluza o nototenia.

Así, "existe una gran tensión en la zona", por lo que "las autoridades argentinas realizan un seguimiento muy próximo para vigilar que no se entre en sus aguas". En esta línea, Touza remarca que la caja azul del barco será clave en esta caso, ya que se trata de un sistema satelital que monotoriza en "cada momento" la posición del buque.