El individuo será investigado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), que han concretado que el juez ha dictado además una orden de alejamiento por la que el investigado no podrá aproximarse a la menor ni tampoco comunicarse con ella.

La niña, que ha asistido al colegio, permanece bajo la tutela de su madre a la espera de valoración por parte de los Servicios Sociales, que analizará el caso por si fuera necesaria alguna medida de protección adicional.

Los hechos se remontan a este miércoles, 31 de enero, cuando la Policía Municipal de Valladolid detuvo a un hombre de 44 años por un delito de violencia doméstica después de que su hija, de cuatro años, fuera atendida de lesiones en el colegio y la víctima confesara que se las había causado su propio padre.

AVISO DEL COLEGIO

La intervención comenzó cuando el Agente Tutor de un colegio de la zona centro fue alertado por trabajadores del mismo de que una de sus alumnas, de cuatro años, presentaba lesiones y que ella misma manifestaba que habían sido producidas al parecer por su propio padre.

Personados en el centro educativo, los policías se entrevistaron con la dirección, profesorado y asistentes sociales, tanto del propio centro como del CEAS correspondiente. Estos les confirmaron que esta alumna presentaba lesiones (contusiones, arañazos, etcétera), que no era la primera vez, y que ella misma había manifestado que era su padre el que "la pegaba cuando llegaba a casa enfadado".

Desde ese momento se activó el Servicio de Asistencia Victimas de Violencia Doméstica (SAVVD) que, siguiendo su protocolo de actuación, trasladó a la menor a un centro sanitario para ser asistida y a la vez reconocida por el médico forense. Igualmente dieron conocimiento de estos hechos a la Fiscalía de Menores y al Juzgado de Instrucción de Guardia correspondiente.

Sobre las 13.50 horas, cuando los padres se acercaron al centro educativo a recoger a la niña, el padre fue detenido, se le informó del presunto delito que se le imputaba así como de los derechos que como tal le asisten, siendo finalmente trasladado a dependencias policiales, donde quedó a disposición de la autoridad judicial y siguiendo instrucciones de ésta, cuando acabó la atención sanitaria de la menor, la víctima quedó a cargo de su madre.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.