Un baile entre los sueños y la realidad
Una de las parejas protagonistas baila mientras es observada por tres hadas del bosque. (V. Hidalgo)

Para acercar el teatro de William Shakespeare a los niños, la compañía sevillana La Tarasca ha ideado un espectáculo muy original. El sueño de una noche de verano toma como hilo conductor la famosa obra del escritor inglés, pero quitándole el texto.

Se trata de contar una mágica historia de hadas y duendes a través de la danza y la música, para mostrarnos la riqueza de las palabras no dichas. «Es una forma de que el propio espectador participe en la obra y se invente esos diálogos que no existen», dice Ramón Bocanegra, director de este espectáculo.

El montaje cuenta con cinco músicos, siete bailarines y tres cantantes. La música que acompaña al movimiento de los bailarines es la ópera The fairy queen de Henry Purcell.

Esta comedia relata la historia de dos parejas de enamorados que sufren y disfrutan por causa de su amor y de las argucias de sus enamorados. Pero sobre todo, El sueño de una noche de verano es un auténtico juego dramático sobre el amor y el desamor, todo ello orquestado por la batuta del travieso Puck, un duende que con sus hechizos torpes confunde a las parejas y las entrecruza.

«Creemos que a los niños les fascina todo ese enredo amoroso en el que entran a formar parte personajes reales e irreales». Esta adaptación del clásico de la literatura está pensada para niños de ocho años en adelante.

* Sala A. Teatro Central. Avda.  José de Gálvez, 6. Hoy y mañana, a las 18 horas. Entrada: 6 euros.