Agentes civícos
Dos agentes cívicos de Barcelona. ATLAS

Ya hace casi tres años del nacimiento de los agentes cívicos en abril de 2015 en la capital catalana pero buena parte de los barceloneses no saben que existe esta figura, una especie de 'poli bueno' que vela por el civismo pero no tiene competencias para multar, a diferencia de la Guàrdia Urbana. Según una encuesta que realizó en otoño el Ayuntamiento en los tres barrios que cuentan con una dotación especial de estos efectivos municipales –la Barceloneta, la Sagrada Família y Trinitat Vella–, el 22,1% de los ciudadanos no los conoce ni ha oído hablar de ellos. De entre estas tres zonas, donde existe más desconocimiento es en la Barceloneta (26,1%).

El sondeo del Consistorio también revela que el 65,6% de los barceloneses no ha hablado nunca con los agentes cívicos, a pesar de que el 44,8% de los encuestados asegura que los ve a diario; el 26,3%, dos o tres veces por semana; y el 12,3%, una. El resto afirma que se encuentra con ellos con menos frecuencia.

Acerca de las tareas que realizan estos mediadores municipales, un 14,9% de las personas consultadas dice que las desconoce, mientras que el grueso de los que han contestado la encuesta sí sabe a qué se dedican y les atribuye quehaceres que les son propios. Por ejemplo, el 36,1% responde que promueven el civismo; el 10,8%, que facilitan información al ciudadano; y el 13,4%, que atienden y controlan el turismo.

El sondeo muestra, asimismo, que la mayoría de ciudadanos están satisfechos con el trabajo de los agentes cívicos. Así, el 36,2% lo califica con un notable; el 22%, con un excelente; y el 25,3%, con un aprobado. Los suspende un 10,4% y un 6% no da a conocer su opinión. El aspecto mejor valorado del servicio que ofrecen es que ayudan a la convivencia.

A pesar de esta satisfacción con estos mediadores municipales, cuando se pregunta a los barceloneses si creen que la convivencia ha mejorado en el último año, la mayoría, el 58,7%, responde que está igual, mientras que un 22,1% señala que es mejor y un 15%, que ha empeorado. Hay un 4,1% que no lo sabe.

Desde Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), la empresa pública responsable de los agentes cívicos, explican que en la actualidad trabajan un total de 116 en la ciudad, cuatro veces más que en 2015, cuando el servicio se desplegó con 25. Están distribuidos por todos los distritos pero su presencia es mayor en algunos puntos. Estos son el Park Güell, la montaña de Montjuïc, el mercado de la Boqueria y las Oficinas de Atención al Ciudadano, además de las zonas de la Barceloneta, Trinitat Vella y la Sagrada Família.

En la primera, los agentes cívicos se dedican, sobre todo, a "actuaciones referentes a la circulación de bicicletas y la aglomeración de peatones", señalan fuentes de B:SM, mientras que en Trinitat Vella principalmente atienden "sugerencias vecinales" y en la Sagrada Família se centran en mayor medida en la "regulación de flujos turísticos".

Desde la empresa municipal cuentan también que aunque no tienen competencia para multar, sí pueden avisar a la Guàrdia Urbana cuando detectan "actitudes contrarias a la buena convivencia". El protocolo consiste, primero, en requerir que cese el comportamiento incívico. Si la conducta persiste, el agente lo notifica a su encargado, para que evalúe si se debe llamar al cuerpo policial.

Cobran 21.816 euros al año

Desde B:SM informan de que los agentes cívicos cobran 21.816 euros brutos anuales, "a los que se añaden conceptos de carácter personal como la antigüedad o la movilidad funcional".

"Son profesionales habituados a la interlocución con las personas, con una buena psicología a la hora de resolver conflictos", apuntan. Para que puedan trabajar, añaden, se les forma en interculturalidad, toponima y normativa municipal acerca de convivencia, circulación, medio ambiente, tenencia de animales y uso de la vía pública.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.