Después de varios días en los que el alcantarillado del Gornal, en L’Hospitalet de Llobregat, estuviera taponado por hormigón de las obras del AVE, ayer, el administrador ferroviario Adif estuvo vaciando las alcantarillas, al detectar que existía peligro de que se desbordasen. El presidente de la Asociación de Vecinos, Juan Álvarez, explicó que los propios ciudadanos llevan desde el martes extrayendo el agua, y que en ocasiones llegó a subir hasta las viviendas y salir por el váter. Además, criticó que sólo extrajeran agua y no los residuos. Por su parte, el Ajuntament de Barcelona celebra hoy su último pleno del año, en una fecha que coincide con la que, en teoría, tenía que llegar el AVE a la ciudad.