Pobreza energética.
La pobreza energética provoca problemas de salud. EUROPAPRESS

En cerca de la mitad de las familias de Barcelona con dificultades para pagar los recibos de la electricidad, el agua o el gas, el 48,4%, hay menores. Por otro lado, en el 54,3% de los hogares donde viven personas afectadas por esta problemática, la de la pobreza energética, todas ellas están en paro y el 67,9% de quienes la padecen son mujeres. Son datos de un informe que ha presentado este jueves el Ayuntamiento, elaborado a partir del análisis de las personas que acuden a los 10 Puntos de Asesoramiento Energético (PAE) que hay en la capital catalana.

Estos, que proporcionan información y ayuda a todos los ciudadanos que lo soliciten y llevan un año en funcionamiento, han atendido por el momento a 22.987 personas de 8.310 hogares –un estudio universitario de RMIT Europe cifra en 170.000 los ciudadanos afectados por este tipo de pobreza en Barcelona, lo que se traduce en el 10% de la población–. Además, ha señalado la teniente de alcaldía de Drets Socials, Laia Ortiz, los PAE han evitado 5.020 cortes de suministro a familias económicamente vulnerables.

Entre los logros del gobierno municipal, ha anunciado Ortiz, también está el de haber conseguido que Aigües de Barcelona (Agbar) haya firmado un convenio por el cual se compromete a no cortar el agua a nadie sin informar previamente al Consistorio, para evitar que se vean perjudicados ciudadanos en riesgo de exclusión. El Ayuntamiento, por su parte, se responsabiliza de averiguar si existe una situación de vulnerabilidad en un plazo máximo de 15 días hábiles. En caso de que no la haya, la empresa podrá volver a contactar con los afectados y les deberá dar 30 días naturales para que tengan la oportunidad de liquidar su deuda y evitar así una suspensión del suministro.

Tras dar a conocer el contenido de este convenio, la teniente de alcaldía ha explicado que se está trabajando para que las demás compañías suministradoras firmen otros similares y ha informado, más al detalle, de los resultados del informe acerca de las personas atendidas en los PAE. Ha señalado, entre otros aspectos, que lo más frecuente es que tengan de 35 a 54 años y que el 44,9% es de fuera de España, mientras que el 39% ha nacido en Catalunya y el 16,1%, en el resto del Estado.

Ortiz ha apuntado, asimismo, que el 11,9% de las familias que solicita atención son monoparentales y que el 4% tiene a alguno de sus miembros conectado a una máquina de asistencia sanitaria con conexión eléctrica. El 30% declara vivir en pisos con humedades o defectos estructurales.

El informe también revela que la gran mayoría de los atendidos no conoce sus derechos como consumidor de energía. Así, el 86% de las familias no se beneficia del descuento del bono social y el 92,8% no dispone de discriminación horaria.

Y en cuanto a la actividad de los PAE, el estudio muestra que durante su primer año de existencia han gestionado 1.200 bonos sociales, además de 1.428 cambios de potencia con las compañías suministradoras que han ahorrado a los afectados por pobreza energética 54.000 euros. También han tramitado 860 cambios de titularidad de contratos.

Estos puntos de asesoramiento cuentan con un presupuesto anual de 2,2 millones de euros y una plantilla de 50 profesionales.

Cinco sanciones

Hasta la fecha, se han impuesto cinco sanciones a Endesa por un valor total de 350.000 euros por haber cortado al suministro a familias sin haber consultado previamente a los servicios sociales municipales si estaban en situación de vulnerabilidad y haber violado así la ley catalana 24/2015 de pobreza energética.

Asimismo, hay otros 17 expedientes sancionadores más, tanto contra esta compañía como contra GNF, Iberdrola y Aitel, que siguen su camino y se encuentran en distintas fases de tramitación.

El pasado diciembre una sentencia anuló el protocolo para la aplicación de esta ley pero el Ayuntamiento la sigue considerando plenamente vigente.

La electricidad, de entre las más caras de la UE

Además del estudio municipal, también se ha presentado otro realizado por el equipo universitario de RMIT Europe. Su director, el investigador Sergio Tirado, ha apuntado que en la mayoría de hogares donde se sufre pobreza energética "predomina el calor eléctrico, lo cual es problemático porque los precios de la electricidad en España son de los más altos de la Unión Europea (UE)".

El informe de RMIT Europe señala, además, que Ciutat Vella es el distrito de Barcelona donde hay más pobreza energética. Le siguen Nou Barris y Horta-Guinardó.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.