Segundo Día Del Juicio Por La Agresión A Un Testigo Del Caso Cursach
Segundo Día Del Juicio Por La Agresión A Un Testigo Del Caso Cursach Europa Press

Así lo han ratificado esta mañana durante la última sesión del juicio, en el que está acusado un ciudadano rumano que se enfrenta a una petición de cuatro años y medio de prisión.

Una psicóloga clínica con la que el testigo realizó dos sesiones ha explicado que presentaba "mucha carga ansiosa" y "miedo". El denunciante le contó que era un testigo de un caso penal y que había recibido amenazas por las que temía por su integridad física.

El testigo también manifestó que había personas que parecían estar controlando sus movimientos y lo achacaba todo a haber declarado en la causa penal, si bien no le dio nombres ni especificó de qué caso se trataba.

La psicóloga ha indicado que aunque la impresión que le dio en la primera sesión "era de muchos nervios", "el discurso era coherente". También ha apuntado que en la segunda sesión el testigo estaba preocupado por que la psicóloga no le creyera. Por ello, le enseñó una tarjeta con el escudo de la policía en la que aparecía un número al que podía llamar en caso de peligro.

Según la psicóloga, el trastorno adaptativo puede deberse a estrés agudo y a que el paciente "haya pasado por una situación muy complicada", lo que "encajaba con lo que contaba" el testigo. La víctima presentaba síntomas como "conductas de evitación" o autolimitaciones a nivel personal -dejó de realizar actividades habituales por temor a que ocurriera algo-.

"UN DISCURSO PARANOICO TIENE OTROS MATICES"

Por su parte, otra psiquiatra que emitió un informe ha indicado que le dio credibilidad "totalmente" porque no tuvo "ninguna impresión de que se estuviera inventando esta historia". En lugar de ello, ha apuntado que tenía un "discurso veraz" añadiendo que "un discurso paranoico tiene otros matices y componentes distintos". "Me pareció muy real", ha apostillado.

Otro psicólogo que coincidió con el diagnóstico ha ratificado su valoración compatible con el relato del testigo. Le hizo un cuestionario de personalidad y ha afirmado que el testigo "conserva intacto su juicio de la realidad" porque "no presenta trastornos psicóticos que alteren su percepción de la realidad"

Asimismo, los médicos han confirmado que el testigo está siguiendo un tratamiento con ansiolíticos y antidepresivos desde hacía al menos un año.

Finalmente, los médicos forenses han explicado que, como consecuencia de la presunta agresión, el testigo presentaba dolor costal, dolor a la palpación, limitación en los movimientos y dolor a la inspiración.