Desplazados
Un grupo de desplazados, en la frontera entre Turquía y Siria. EFE

Al menos una persona murió y dos resultaron heridas tras impactar este miércoles un proyectil procedente de territorio sirio en la ciudad fronteriza turca de Reyhanli, informó la agencia semipública Anadolu.

La bomba impactó en un domicilio de esa ciudad situada en la provincia sureña de Hatay y mató a un joven de 17 años y otras dos personas resultaron heridas. Desde que Turquía iniciara el pasado 20 de enero una ofensiva contra las milicias kurdosirias que dominan el cantón sirio de Afrín varios cohetes han caído en suelo turco y con el de hoy son ya dos los muertos por estos ataques.

Además han resultado heridos por las explosiones alrededor de 40 personas en la ciudad de Reyhanli y en la de Kilis, fronterizas con el cantón sirio de Afrin. Tropas turcas junto a milicias sirias aliadas de Ankara llevan a cabo una operación, bautizada "Rama de olivo", contra la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Turquía considera "terroristas" a las YPG, laicas y aliadas de EEUU en la lucha contra el yihadista Estado Islámico, y las define como una mera filial del grupo armado activo en suelo turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Un total de 61 civiles han muerto en Afrín desde el inicio de la ofensiva turca, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que también asegura que han muerto 85 miembros de las YPG, 81 de facciones sirias aliadas de Ankara y 9 soldados turcos.

El Ejército turco, por su parte, aseguró haber causado al menos 712 bajas -entre muertos y prisioneros- a las milicias kurdosirias en el cantón de Afrin. Asegura además que al menos 7 soldados turcos han muerto durante los combates.