El acuerdo, alcanzado entre empresa y UGT el pasado 25 de enero y que posteriormente aceptaron los afiliados a CCOO, incluye subidas de sueldo de entre el 2,5 y el 0,5% en los ejercicios entre 2019 y 2021. El principio de acuerdo incluye también la recuperación de la aportación por parte de la empresa al plan de previsión para la jubilación.

Para CGT, estas cuestiones entran en "una dinámica, la del incremento de beneficios empresariales en detrimento de las condiciones laborales de la clase trabajadora conjugada con la desigualdad entre países, propia de la globalización capitalista".

Para ilustrar el caso de la planta de Almussafes, desde CGT-Ford han destacado que "mientras Mark Fields y Jim Farley (últimos CEOs de Ford) se subían el sueldo un 118,81% y un 54,93% respectivamente entre 2013 y 2016, los trabajadores de Ford España en los últimos ocho años" han contado únicamente con un aumento salarial de "2 puntos por encima del IPC".

Así, han explicado que entre 2010 y 2017 el IPC acumulado ha sido de 10,30% y mientras que las subidas salariales de la plantilla han sumado un 12,30%. Un dato que contrasta con que "en ese mismo tiempo (2010/2017) los trabajadores de Ford en EE.UU. han recibido un total de 61.000 dólares en concepto de pagas de beneficios".

De esta forma, el sindicato ha apuntado que en ocho años de "duros recortes", UGT y la empresa "pactaron la distribución irregular de la jornada, la eliminación del plan de jubilación a las nuevas contrataciones, la reducción de la pausa de comida de 30 a 15 minutos y la eliminación de comedores para más de la mitad de la plantilla, el aumento de la jornada de trabajo para el turno de noche, la incorporación de nuevos compañeros con un 20% menos de sueldo".

"Cuando llega el momento de negociar un nuevo convenio donde se recojan verdaderas mejoras para toda la plantilla se deja a los trabajadores al margen de los beneficios", han agregado.

Asimismo, han afirmado que resulta paradójico que a nivel estatal "CCOO y UGT estén pidiendo una subida salarial del 3%, mientras en Ford-España aceptan unas subidas inferiores, y que además el primer año, una parte de ese aumento no consolide en las tablas salariales".

"Tanto la economía nacional como la de Ford se encuentran en momentos de alzas, de grandes beneficios" por lo que "no existe, por tanto, ninguna razón para que esas ganancias no repercutan -aunque solo sea a pequeña escala- en quienes hacemos posibles esos resultados con nuestro trabajo de todos los días", han manifestado.

EL ACUERDO NO "GARANTIZA SU MANTENIMIENTO"

Así, la CGT rechaza el acuerdo, en primer lugar, porque no recupera "ni siquiera una parte del poder adquisitivo perdido durante estos años"; y tampoco garantiza su mantenimiento, ya que el primer año puede llegarse a perder hasta un 0,9%.

En segundo lugar, porque la empresa "no garantiza hacer fijos a los trabajadores que entraron en el año 2015". "Sólo se compromete

a hacer fijos, después de tres años de contratos, a aquellos con los que esté satisfecha con su rendimiento", han agregado. En tercer lugar, "tampoco se da ninguna solución a los empleados con limitaciones ni a los mayores de 55 años", han señalado.

A esto hay que añadir, que por primera vez en muchos años, los 20 primeros de su promoción de la escuela de aprendices ya no pasarán a fijos directos. Finalmente, el sindicato ha concluido que "en la situación actual se puede seguir negociando para conseguir un acuerdo mucho mejor".

Consulta aquí más noticias de Valencia.