Representantes de la Fundación Botín, encabezados por el coordinador de su Programa de Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio, Bruno Sáncez-Briñas, han dado a conocer este lunes al consejero los resultados de la campañaa de 2017 de la IGP 'Carne de Cantabria'.

La compradora de los terneros que se sacrifican -que pesaron 238 kilos de media- en la IGP es la empresa LUPA y, según ha señalado el Gobierno en un comunicado, tiene ahora mismo una demanda que superaría la oferta actual que existe ya que LUPA parece que podría atender o abastecer hasta 2.500 ó 3.000 terneros al año.

En la reunión, también se han planteado algunas cuestiones concretas como la mejora de la información para la puesta a punto de la Orden de cebo local y la compatibilidad con la ayuda asociada de cebo de ganado vacuno que se paga con la solicitud única.

Por último, se ha comentado la conveniencia de que hubiera un Convenio entre la Consejería y el Grupo para que se supervisara sanitariamente los toros sementales de los ganaderos asociados.

En la reunión han estado también presentes los directores generales de Ganadería y Desarrollo Rural y de Pesca y Alimentación, Miguel Ángel Cuevas y Marta López, respectivamente, además del director de la Oficina de Calidad Alimentaria (ODECA), Fernando Mier.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.