David Allen Turpin y Louise Anna Turpin, con sus hijos
David Allen Turpin y Louise Anna Turpin, con sus hijos, en una foto publicada en Facebook donde los hermanos visten camisetas numeradas desde "cosa 1" hasta "cosa 13". DAVID-LOUISE TURPIN / FACEBOOK

La agente inmobiliaria que compró la casa en la que residieron la familia Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados a sus trece hijos, se preguntó mucho tiempo quién habría habitado esa vivienda unifamiliar, dadas las condiciones de insalubridad en las que se encontraba, con heces por todas las habitaciones, incluidas las paredes, según informa la CNN.

"Había un terrible edor", recuerda Nellie Baldwin, agente que lleva décadas comprando propiedades en el estado de Texas. Las circunstancias en las que dejaron esa vivienda avalarían la acusación de que los niños estuvieron atados a sus camastros y que se les habría impedido incluso ir al servicio.

Los Turpin perdieron su casa por impagos y el banco le advirtió a la nueva compradora de la situación en la que se encontraba. De hecho, incluso tuvo que firmar un contrato aceptando que entraba en la vivienda bajo su responsabilidad y que no reclamaría si se infectaba o enfermaba por el estado de degradación de la misma.

La compradora afirma, y hay pruebas fotográficas, que los Turpin tenían basura por todas partes y paredes agujereadas. "Enfermas solo de pensar que hay gente que pueda vivir en esas condiciones" ha asegurado la compradora. "Es muy triste saber que hubo niños viviendo en esa casa. Espero que ahora tengan una vida mejor y puedan olvidar el pasado", ha dicho a los medios de comunicación.