Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 816 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 1,4% respecto al ejercicio anterior, gracias a la progresiva estabilización del margen bruto derivada del mayor impulso comercial, al mantenimiento de los gastos y al control del coste del riesgo, según ha informado este lunes la entidad.

Una vez incorporado BMN y contabilizados los ajustes puntuales derivados de la fusión, que ascienden a 312 millones de euros, el beneficio se sitúa en 505 millones, un 37,3% menos que en 2016.

Con este incremento del beneficio (en términos homogéneos) y los holgados niveles de solvencia, el consejo de administración ha propuesto mantener el dividendo en 11,024 céntimos por acción, lo que eleva la retribución anual a accionistas a 340 millones de euros y el pay-out al 41,7%.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que 2017 ha sido un ejercicio "muy importante" para Bankia porque ha terminado el plan de reestructuración, ha ejecutado la fusión con BMN y ha avanzado en el proceso de privatización.

"Y, al tiempo, hemos conseguido aumentar nuestros beneficios, hasta 816 millones de euros, apoyados en un fuerte dinamismo comercial, en una mayor satisfacción de nuestros clientes y en una mejora constante de la calidad de nuestro balance", ha afirmado.

El presidente de Bankia ha señalado además que, por cuarto año consecutivo, la entidad incrementa el importe destinado a dividendos para sus accionistas y sigue así avanzando en la devolución de ayudas a los contribuyentes.

Consulta aquí más noticias de Valencia.