Centro penitenciario
Pasillo con la entrada a varias celdas de un centro penitenciario. EUROPA PRESS

El número de accidentes laborales en centros penitenciarios se ha más que triplicado en Baleares desde 2011, al pasar de 24 casos a 85 en 2017, según datos del Ministerio del Interior en respuesta a una pregunta parlamentaria del PSOE en el Congreso de los Diputados.

Tras analizar estos datos el PSOE ha denunciado que el número de accidentes laborales en centros penitenciarios se ha incrementado casi un 30% desde la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno a finales de 2011.

En concreto, fue el diputado socialista Miguel Ángel Heredia el que presentó una pregunta al Gobierno en el Congreso para saber cuántas notificaciones de accidentes laborales en prisiones se produjeron en 2011, 2016 y 2017.

Los datos que le ha remitido el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido, a los que ha tenido acceso Europa Press, certifican que en 2011 se registraron 931 accidentes y que el año pasado, sin incluir aún los datos del mes de diciembre, se contabilizaron un total de 1.186, con lo que Heredia concluye que se ha producido un incremento del 30% de accidentes en este periodo.

EN ALGUNOS CENTRO SE CUADRIPLICAN

El diputado por Málaga señala que esos incrementos son especialmente significativos en determinadas prisiones como las de Jaén y Cáceres, donde los accidentes laborales se han multiplicado por cuatro pasando de 3 a 12 y de 2 a 8, respectivamente.

También reseña el caso de Baleares, donde se han más que triplicado, al pasar de 24 en 2011 a 85 en 2017, han subido más del doble en A Coruña (de 27 a 66), Alicante (de 49 a 65) y Badajoz (de 7 a 19), casi se multiplican por dos en Cádiz (de 50 a 95) y han pasado de 26 a 40 en la prisión de Granada.

En términos absolutos donde más accidentes laborales se registran es en Madrid (130 en 2001, 172 en 2016 y 181 en 2017) y Sevilla (93 en el último año de gobierno socialista y 108 al cierre del año pasado). En los datos remitidos por Interior a Heredia no se incluyen las prisiones catalanas, puesto que se trata de una competencia transferida a la Generalitat.

El diputado socialista apunta que este importante y significativo aumento coincide con el hecho de que desde que el PP llegó al Gobierno se ha reducido en 1.285 el número de trabajadores en los centros penitenciarios; una media de casi 200 trabajadores menos por año. Este recorte, recuerda Heredia, ha sido superior en funcionarios (1.040 menos) que en laborales, donde el descenso ha sido de 245.

UN FUNCIONARIO PARA 70 INTERNOS

En este contexto, señala que en algunas cárceles, un único funcionario tiene que supervisar a un máximo de 70 internos que comparten un mismo módulo, a lo que se añade el envejecimiento de la plantilla de Instituciones Penitenciarias, en la que más del 66% supera los 45 años y la mitad está por encima de los 50 años.

Heredia ha anunciado su intención de volver a preguntar al Gobierno sobre este asunto, en concreto para saber qué piensa hacer para poner freno a este "notable" incremento de los accidentes laborales en las prisiones.

Así, tiene previsto plantear al Gobierno una nueva batería de iniciativas para conocer si el aumento de los accidentes laborales está relacionado con el recorte de casi 1.300 trabajadores en las plantilla penitenciaria desde 2011 hasta la fecha y si se debe fundamentalmente al elevado número de agresiones que sufren los funcionarios por parte de los reclusos.