Andratx, Mallorca
Andratx, Mallorca EUROPA PRESS

Durante la sesión, el equipo de gobierno ha mostrado su disconformidad con la Ley de Turismo. Según ha informado el consistorio, han indicado que si bien la zonificación no ha sido "demasiado perjudicial" con el término municipal de Andratx, la imposibilidad de alquilar en viviendas residenciales situadas en suelo rústico protegido "perjudicará la economía de los vecinos".

Además, "es también una manera de que los propietarios puedan mantener adecuadamente sus viviendas".

La alcaldesa de Andratx, Katia Rouarch, y el regidor de Urbanismo, Jaume Porsell, han defendido que "es posible mantener un equilibrio entre el mantenimiento del medio ambiente y un turismo sostenible de calidad", por lo que solicitan que se permita el uso turístico de edificaciones en suelo rústico protegido.

AMPLIAR LAS VIVIENDAS EN SUELO RÚSTICO

Paralelamente, el equipo de gobierno también ha presentado otra moción con la que insta al Govern a que permita ampliar las viviendas legalmente construidas en suelo rústico.

"Se ha pasado de proteger a prohibir. Y prohibir no es proteger. Entendemos que se debe proteger, y mucho, teniendo en cuenta además que estamos en la Serra de Tramuntana, patrimonio mundial de la Unesco. Pero de ahí a que no se pueda hacer absolutamente nada, a que los propietarios no puedan hacer ni un baño ni un aljibe en la vivienda, hay un trecho", ha protestado Rouarch.

Además, la alcaldesa ha advertido de que la prohibición se ha implantado sin establecer un periodo para que las solicitudes ya presentadas no se vean afectadas por el cambio legal.

"Entendemos que la prohibición de toda ampliación no tiene justificación territorial, ni económica, ni social, sino que es una decisión que perjudica a muchos pequeños propietarios de manera injusta y desproporcionada", ha concluido.

La moción solicita que se permitan las ampliaciones de las viviendas legales existentes en suelo rústico siempre que se respeten los parámetros urbanísticos de edificabilidad y ocupación, y que la ampliación no supere el límite del 50 por ciento de la superficie ya realizada legalmente, o bien que la ampliación no dé lugar a edificaciones que superen los 250 metros cuadrados.