Cepos ilegales
Cepos ilegales GOBIERNO DE LA RIOJA

El descubrimiento tuvo lugar en la mañana del pasado viernes 19 de enero cuando agentes forestales de la zona del Alhama observaron desde el exterior de una finca de recreo en el alfareño paraje de Valderrama varios cepos metálicos de plato ya armados y colocados sobre troncos cortados, dispuestos para la captura de los posibles animales que pudieran posarse en los mismos, además de un mirlo común -especie no cinegética- ya capturado y aún vivo en un cepo de ballesta.

Al tratarse de métodos ilegales para la captura de animales por considerarse no selectivos, y a fin de evitar nuevos daños a la fauna silvestre, los agentes forestales se pusieron en contacto con el posible propietario que acudió hasta el lugar y acompañó a los agentes al interior de la finca de recreo, así como de un almacén y un merendero ubicados en su interior.

Durante la inspección a las instalaciones, los agentes forestales encontraron numerosas artes de caza de uso ilegal, así como cadáveres y restos de animales para los cuales el propietario de la finca no disponía de autorización, y también animales dispuestos para ser utilizados como cebo.

Concretamente, se localizaron 143 cepos de ballesta, 15 cepos de plato, 4 cajas trampa para mamíferos, una red de niebla y dos carabinas de aire comprimido. Alrededor de 30 cepos y dos de las cajas trampa (una de las cuales contenía cebo vivo) estaban dispuestos para la captura de la fauna silvestre en el momento de la inspección, y en cinco de ellos se encontraron cadáveres de aves no cinegéticas, cuatro mirlos y un carbonero.

Junto a esto, los agentes de Medio Natural hallaron dispersos por la finca cadáveres en avanzado estado de descomposición de dos garduñas y un arrendajo, así como restos óseos de pequeños mamíferos, garras de rapaces y la cola de un gato montés, todas ellas especies no cinegéticas.

En el interior de un recinto techado se encontraron asimismo restos (desmogues, cuernas, y una cabeza) de ciervo, corzo y jabalí, y dos carabinas de aire comprimido. También se localizaron en corrales cerrados con malla 10 ejemplares vivos de perdiz roja y un faisán.

Tras comprobar que el propietario no tenía autorización para la tenencia de ninguno de los animales, restos o artes de caza allí encontradas, y de que éstas están expresamente prohibidas por la legislación, los agentes forestales procedieron al decomiso de todo el material y se interpuso la correspondiente denuncia.

Los hechos denunciados por Medio Natural podrían ser constitutivos de varias infracciones tanto a la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad como a la Ley 9/98 de Caza de La Rioja, relacionadas con la protección de la fauna silvestre, la tenencia de restos de especies de fauna silvestre sin documentación que justifique su origen y la tenencia y empleo de dispositivos, medios y métodos de caza prohibidos.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.