El Jugado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Lora del Río (Sevilla) ha decretado el sobreseimiento de la causa incoada en 2016 contra el exalcalde de Villaverde del Río Santiago Jiménez (La Voz de Villaverde), por un presunto delito de prevaricación administrativa derivado de la contratación de un arquitecto de la sociedad municipal Regajo Hondo para una proyecto del propio Consistorio, sin que mediase una convocatoria ni la plaza estuviese presupuestada.

En concreto, después de que J.M.R.F. elevase el asunto a la Fiscalía, el Ministerio Público promovió su propia denuncia contra Santiago Jiménez, alcalde de Villaverde hasta cesar automáticamente del cargo en agosto de 2015, al no prosperar la cuestión de confianza planteada por él mismo. Y es que la Fiscalía atisbaba un presunto delito de prevaricación administrativa, con relación al proyecto de obra del centro de educación permanente y talleres ocupacionales.

La denuncia de la Fiscalía, recogida por Europa Press, exponía que en febrero de 2015, ostentando aún la Alcaldía, Jiménez contrató de modo temporal para dicho proyecto a un arquitecto técnico, sin que mediasen aspectos como "una previa convocatoria de empleo público" según "principios de igualdad, mérito y capacidad, requisitos inexcusables para cubrir una plaza de tales características".

Para dicha contratación, según la denuncia de la Fiscalía, tampoco habría mediado previa propuesta al pleno ni tampoco informe del interventor, toda vez que la plaza en cuestión "no estaba" en la relación de puestos de trabajo del Ayuntamiento ni contaba con "cobertura presupuestaria". La contratación, según la Fiscalía, fue realizada pesando "la voluntad particular" del alcalde "por encima de cualquier otro criterio formal o jurídico".

CONTRATACIÓN "URGENTE"

El exalcalde, a la hora de declarar como investigado ante el Juzgado mixto número uno de Lora, defendió de su lado que el arquitecto en cuestión "estaba (ya) contratado en la sociedad municipal Regajo Hondo" y en el Ayuntamiento necesitaban "un arquitecto urbanista de forma urgente", por lo que se optó por "tirar de un empleado de una sociedad instrumental del Consistorio". Según Jiménez, en ese momento "desconocía que para contratar a una persona tendría que haber creado una plaza y presupuestarla".

Pues bien, el Juzgado número uno de Lora ha emitido un auto fechado el pasado 28 de noviembre, en el que decreta el "archivo y sobreseimiento libre" de esta causa. Y es que según expone el juzgado en dicho auto, recogido por Europa Press, la contratación de una persona que "prestaba las funciones de arquitecto para una sociedad municipal y la posterior modificación de su contrato no se antoja una actuación contraria a derecho de forma inopinada y caprichosa, sino tendente a conseguir un profesional con esas capacidades técnicas para la realización urgente de un proyecto concreto por tiempo determinado, siendo que dicho señor ya prestaba esas mismas funciones en una sociedad del Ayuntamiento".

Además, el Juzgado advierte de que "no ha sido puesta de manifiesto ninguna relación entre ambos, por la que el encausado eligiese a esta persona para ese puesto, ya sea por relación de amistad, ya lo sea por cualquiera otra razón imaginable o similar".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.