Palau de Les Arts
Palau de Les Arts GVA

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha desvelado este jueves que el PP está pagando ahora una deuda de 23.000 euros que mantenía con la Fundación Palau de les Arts por un acto celebrado en el auditorio en 2011 a razón de 2.000 euros al mes.

Así lo ha señalado durante la sesión de control en las Corts, donde ha explicado que el nuevo Consell encontró facturas del anterior que "de forma voluntaria o simplemente negligente" no se habían satisfecho, y ha resaltado que "no sólo no se pagó la famosa factura de Feria Valencia del gran congreso del PP, que histórico fue, sino que se había dejado de pagar otra desde 2011" a la Fundación Palau de les Arts.

Fuentes de Presidencia han detallado que esa factura corresponde al acto de proclamación de candidatos del PP a la alcaldía de ciudades de más de 20.000 habitantes en el Palau el 1 de marzo de 2011. La deuda ascendía a 23.600 euros y estaba provisionada por la Fundación como de cobro dudoso, habiéndose realizado una reclamación extrajudicial.

La Generalitat tuvo conocimiento en octubre de 2017 de que había pactado con el PP saldar la deuda con 12 pagos mensuales, a razón de 2.000 euros, sin intereses de demora, y el primer pago se realizó el 20 de octubre.

Precisamente Puig ha destacado durante su intervención que uno de los objetivos principales de la Generalitat es "recuperar el dinero robado" en casos de corrupción -a través del Tribunal de Cuentas o los tribunales ordinarios- y el que se endeuda a la administración. Según ha dicho, entre 2016 y 2017 se han recuperado cuatro millones de euros por sentencias judiciales o deudas con la Generalitat.

Ha recordado que la sentencia del caso Cooperación estima en 1,6 millones el perjuicio para las arcas públicas, están a la espera de la pieza por el hospital de Haití, donde se reclaman 3,2 millones; la Abogacía estima 24 millones de perjuicio

por la compra de Valmo; se prevé recuperar 270.000 euros de la pieza de Fitur de Gürtel cuando haya sentencia firme o se están reclamando 23 millones en Emarsa. Además, en otros casos como Taula, Ciegsa o Imelsa, "ya veremos", ha asegurado.

Puig ha indicado que la voluntad del Consell no es mirar hacia atrás, pero ha advertido de que "para pasar página no hay que perder la memoria".

Además de la recuperación del dinero, el 'president' ha citado otras prioridades de su gobierno, entre ellas "saber la verdad de cómo se ha producido el saqueo, quién ordenó los sobrecostes de las obras adjudicadas,

cobrar comisiones ilegales, quién planificó y ejecutó ese entramado corrupto que abocó a la Comunitat Valenciana a la situación de peor reputación de su historia".

Esa reputación "no tiene nada que ver con los valencianos, esta es una comunidad de gente honesta", ha asegurado, para incidir en que defenderá "la reputación real de esta comunidad". "No es la vergüenza de los valencianos, es su vergüenza", ha aseverado, criticando que "aún no se han asumido las responsabilidades políticas por amparar, justificar y proteger la corrupción".

La últimas revelaciones son, ha dicho, "fantasmas del pasado que entre juicio y juicio aparecen" para recordar que "no deben volver" a la región. Los acusados "confirman lo que aquí se dijo", ha asegurado, recordando que en su día algunos diputados en las Corts fueron "humillados" por decir lo que ahora se está diciendo. "Todo eso ha acabado, los valencianos nunca debemos volver a ese escenario", ha concluido.

COMPROMÍS RECUERDA LA OPOSICIÓN AL PP

Puig ha respondido así a la pregunta planteada por el portavoz de Compromís, Fran Ferri, que ha pedido una valoración del Consell de las últimas revelaciones en el caso Gürtel y qué efecto pueden tener en la tarea de recuperar "el dinero saqueado durante los gobiernos del PP".

Ferri ha señalado que las declaraciones en la Audiencia Nacional "para la mayoría de los valencianos no suponen ninguna sorpresa" porque es algo que se viene denunciando "desde hace muchos años" en el parlamento. "Es contra lo que luchábamos en años de oposición", ha recordado.

"YA NO SIRVEN LAS DISCULPAS"

Ha querido, así, mostrar su reconocimiento a "las víctimas y héroes que lucharon contra todo eso cuando no era fácil": a los medios de comunicación, empresarios "marginados" y diputados de la oposición, de Compromís, PSPV y Esquerra Unida que "investigaron aguantando amenazas e insultos".

Aquellas denuncias "no eran política espectáculo, era la verdad". "Había mucha más dignidad en esas camisetas que en todos los trajes hechos con dinero de los corruptos", ha asegurado Ferri, que ha abogado por mirar al futuro, pero no "un futuro de desmemoria e impunidad". "A los valencianos ya no les sirven las disculpas, ya no les sirven las palmadas en la espalda de quienes les metían la mano en el bolsillo, que devuelvan el dinero robado", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.