Así, el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer 1 de Huelva ha condenado a este joven a cien días de trabajos en beneficio de la comunidad y le ha impuesto la prohibición durante dos años y ocho meses de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima y de comunicarse con ella, así como la prohibición durante cuatro años para la tenencia y porte de armas. Esta sentencia se ha dictado este miércoles tras adherirse tanto la representación de la víctima como del acusado a la petición de la Fiscalía.

En declaraciones a Europa Press, el alcalde ha explicado que los servicios sociales han contactado ya con la joven, la cual este martes presentaba, como consta por la Policía Local y Guardia Civil que la atendieron, un estado emocional de ansiedad debido a la gravedad de los hechos.

Además, el primer edil ha precisado que no constan denuncias previas de la joven por maltrato, pero ésta le comunicó a los agentes que la atendieron que "había sufrido en otras ocasiones maltrato físico y psicológico" por parte de esta persona.

Ante lo ocurrido, ha reunido a la junta de portavoces de los tres partidos políticos presentes en el Ayuntamiento, -Independientes por Beas, PSOE y PP-, para expresar su condena unánime a la violencia.

El alcalde ha lamentado la actitud violenta del joven, así como ha agradecido la colaboración ciudadana puesto que vecinos intentaron detenerlo para que no se llevara a la joven en el coche y de hecho en su huida casi atropella a una persona, testigo de los hechos.

En este sentido, Becerril ha recordado todas las medidas, tanto en centros escolares como con el movimiento asociativo, que pone en marcha el Consistorio para concienciar y educar en igualdad, por lo que ha mostrado su pesar por lo ocurrido.

A su juicio, "algo está fallando en la sociedad para que, no sólo se sigan dando este tipo de casos, sino que los protagonistas de los mismos sean cada vez gente más joven, algo estamos haciendo mal", ha concluido, incidiendo en la importancia de seguir trabajando entre todos para combatir esta lacra social.

Los hechos ocurrieron este martes al mediodía cuando el joven subió a la fuerza a la chica en su coche y se marchó, de manera que en su huida casi atropella a un vecino, testigo de los hechos. El aviso a la Policía lo dio a las 15,00 horas la madre de la joven y a los pocos minutos los agentes se personaron en el lugar y comunicaron lo sucedido a la Guardia Civil para activar el correspondiente protocolo de búsqueda.

Tras recibir la madre una llamada de auxilio de su hija alertando que se encontraba en un camino en la trasera de Olibeas, los agentes fueron a ese lugar y detuvieron al joven.

Consulta aquí más noticias de Huelva.