Marcos Rosa, el joven onubense con leucemia que busca una médula compatible.
Marcos Rosa, el joven onubense con leucemia que busca una médula compatible. EUROPA PRESS/MARCOS ROSA/Archivo

A Marcos Rossi le han comunicado la noticia este mismo martes, precisamente el día de su cumpleaños, por lo que ha asegurado que es "el mejor regalo que me han dado en mi vida". "He ganado una batalla importante, voy a por todas y seguiré luchando", ha proseguido.

Sobre el donante compatible, sólo sabe que es joven y nacido en Alemania y ha remarcado que los resultados de sus últimas pruebas dicen que tiene un 0,003% de leucemia.

"Anímicamente estoy muy bien, muy positivo y muy contento de haber encontrado ese donante compatible en fecha, ya que este mes de enero se complicaba mi situación", ha señalado en declaraciones a Europa Press, Marcos Rosa, quien lleva arrastrando la enfermedad desde que tenía 17 años y en la que ha recaído por segunda vez.

Por norma general, en el Banco de Donantes de Médula Ósea se suele encontrar una compatibilidad en cuestión de un mes, pero Marcos ha decidió comenzar esta campaña en noviembre para acelerar el proceso y ayudar a otras personas que se encuentren en su misma situación, y finalmente lo ha conseguido en fecha.

Por ello, inició "un poco de manera involuntaria" esta iniciativa en redes sociales, con los hashtag #Ayudameaconseguirlo y #Donatumedula para que aumentara el número de donaciones -lo que consiguió-, ya que en su último ingreso unos amigos fueron a visitarlo en pijama, se hicieron una foto, que publicaron en Facebook, "y la gente comenzó a interesarse por el tema".

"La donación de médula hoy día es muy fácil, basta con una extracción de sangre en el brazo y no duele para nada", asegura el joven onubense, estudiante de Psicología en la Universidad de Huelva y dedicado al marketing y publicidad online, quien lanzó este mensaje para que estas donaciones aumentaran porque son "muy necesarias".

A Marcos Rosa le diagnosticaron su enfermedad con 17 años con un 80 por ciento de células anómalas en sangre, que superó con un tratamiento de quimioterapia que su cuerpo aceptó bien, pero antes de darle el alta definitiva con 22 años, le detectaron un ocho por ciento de estas células en su sangre y necesitó otra vez la quimioterapia. "Un tratamiento que superé sin problemas dentro de lo malo", recuerda.

"No obstante, esta vez, con 26 años, el pasado mes de septiembre me dijeron que tengo un 0,9 por ciento, no llega ni al uno, pero al no poder someterme a otro tratamiento de quimioterapia, necesitaba un transplante", ha concluido Rosa, quien lo ha conseguido.

Consulta aquí más noticias de Huelva.