Simulación de cómo será la nueva Meridiana.
Simulación de cómo será la nueva Meridiana. AJUNTAMENT DE BARCELONA

Prometieron desde el Ajuntament de Barcelona hace poco más de un año que la reforma de la Meridiana, una reclamación vecinal histórica, estaría lista este mandato entre Aragó y Fabra y Puig, es decir, antes de mayo de 2019, pero este martes han llegado rebajas.

La teniente de alcalde de Urbanisme, Janet Sanz, ha anunciado que en junio empezarán las obras en esta avenida, una autopista urbana que actúa como un muro entre barrios, pero el tramo que se completará antes de las próximas elecciones municipales será mucho menor de lo previsto.

Solo de Glòries hasta la calle Mallorca

La rehabilitación, que costará 11 millones de euros, irá solo de Glòries hasta Mallorca. Estará acabada en marzo del año que viene y a partir de entonces se emprenderán los trabajos que transformarán la vía hasta Fabra i Puig, pero todavía no hay un calendario previsto para ello.

El tramo que se completará antes de las próximas elecciones municipales será mucho menor de lo previsto

El proyecto de reforma para este mandato es el que más se asemeja al de la propuesta preferida por los vecinos de entre cuatro que les presentó el Consistorio, la única que preveía reducir carriles de circulación de vehículos.

Menos tráfico y más verde

Tiene como objetivo hacer de esta arteria de entrada a la ciudad un lugar con menos tráfico y más verde y amable para el peatón y prevé una actuación sobre una superficie de 52.000 metros cuadrados y una longitud de 800 metros. Por otro lado, no contempla una avenida Meridiana igual en todos sus tramos.

Así, entre Glòries y Aragó, se dejará atrás la configuración actual de tres carriles de salida –dos para coches y uno para bus– y uno de entrada más dos cordones de aparcamiento en semibatería y la calzada pasará a tener dos por cada lado –uno para vehículos privados y uno para autobús–. También se hará una rambla central arbolada de 16 metros de anchura que tendrá un carril bici a ambos lados y con aceras más amplias, de 8,40 y 9,20 metros.

En el tramo que va de Aragó a València, sin embargo, habrá tres carriles por sentido, de forma que se eliminará uno de entrada y uno de salida –ahora hay cuatro y cuatro–. En este caso, el espacio verde central tendrá 9,50 metros de anchura e incluirá un carril bici bidireccional. Las aceras también serán mayores, con un ancho de entre 11,40 y 11,80 metros, y se plantará más vegetación.

Y respecto al tramo que va de València a Mallorca, contará con tres carriles de entrada, uno menos que ahora, y mantendrá sus cuatro de salida –tres para coches y uno de bus–. El espacio destinado al peatón y la bicicleta será igual que el que se construirá entre Aragó y València.

Las aceras también serán mayores, con un ancho de entre 11,40 y 11,80 metros

Además de la reforma integral prevista entre Glòries y Mallorca, el gobierno municipal llevará a cabo pequeñas actuaciones en otros puntos de la avenida. Por ejemplo, en agosto de este año se reducirá la anchura de los carriles de circulación del tramo que va de Mallorca a Fabra i Puig para disminuir la velocidad de los vehículos y, a la vez, ampliar la mediana central para mejorar la seguridad de los transeúntes.

Intercambiador de buses interurbanos en la Sagrera

Asimismo, con el objetivo de potenciar el transporte público, se habilitará un intercambiador de autobuses interurbanos en sentido entrada a la Meridiana, a la altura de la Sagrera. Este permitirá conectar con los buses urbanos, el metro y los servicios ferroviarios.

La regidora de Mobilitat, Mercedes Vidal, ha asegurado que "el volumen de vehículos que hay" en el tramo que se transformará integralmente este mandato, el que va de Glòries a Mallorca, permite emprender las obras "con garantías de que no habrá afectaciones en la movilidad" en los barrios de los alrededores, según un estudio que ha realizado el Consistorio. Para reformar el resto de la avenida sin que las haya, ha dicho, harán falta actuaciones para impulsar el transporte público dependientes de otras administraciones, como la mejora de Rodalies o la creación del carril bus de la C-17.

En mayo, inicio de Mas Ravetllat

Las obras del gran parque de Mas Ravetllat, que configurarán el futuro corredor verde que irá de Collserola a la Ciutadella empezarán en mayo. Concretamente se transformarán los jardines del palacete Mas Ravetllat-Pla del Guinardó que fueron cedidos al Ajuntament en 2015. Con una inversión de 7,6 millones de euros, se recuperarán tres hectáreas y media de zona verde y se conectará el barrio del Guinardó con el Baix Guinardó.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.