Museo Casa de la Ciencia de Sevilla
Museo Casa de la Ciencia de Sevilla EUROPA PRESS/ CASA DE LA CIENCIA

El resultado ha sido un proyecto integral que parte del aprovechamiento de los espacios ya existentes para dotarlos de nuevos usos lúdicos y didácticos: juegos y dinámicas con agua, areneros, árboles frutales, praderas y desniveles del terreno se conjugan para proponer actividades educativas sobre Astronomía, Matemáticas, Biología, Arqueología, Arquitectura, Música y Física.

El objetivo es que durante el 2018 el estudio ganador de la licitación tome la ideas desarrolladas en 'Ciencia al Descubierto' como bases de trabajo para el diseño arquitectónico de la rehabilitación, de tal forma que a finales de año se empiece a materializar el anhelo de unos espacios exteriores realmente adecuados y congruentes con la actividad educativa, de ocio y de divulgación científica del museo.

Otro de los puntos álgidos del proyecto es la puesta en valor del entorno patrimonial del museo, es decir, el conjunto de pabellones heredados de la Exposición Iberoamericana de 1929, y proponer entornos y actividades que guarden relación con el acervo científico de las culturas americanas. Apunta por ejemplo el informe que las escaleras del acceso principal al Pabellón de Perú, sede del Museo Casa de la Ciencia, obra del arquitecto hispano-peruano Manuel Piqueras Cotolí (1885-1937), evocan a ciertos templos de las culturas precolombinas peruanas donde se adoraba al sol y que, por lo tanto, pueden servir como marco para la realización de observaciones astronómicas o la instalación de piezas que trabajen con la luz solar.

En todo el proceso de proposición de ideas han participado unas 550 personas entre los propios usuarios del museo, niños acompañados de sus padres, docentes, sociólogos, psicólogos, pedagogos y arquitectos. Para recoger y debatir las opiniones e ideas de todos estos agentes se llevaron a cabo, desde mayo a noviembre del pasado año 2017, actividades como talleres, debates, cursos, y cuestionarios a través de una página web especialmente desarrollada para el proyecto.

Actualmente, el pabellón presenta una imagen degradada en su espacio exterior, con un suelo de albero compactado que no drena correctamente las aguas de lluvia y con una vegetación pobre que provee escasas o nulas zonas de sombra. Tampoco cuenta con mobiliario urbano que propicie un descanso confortable, no existiendo en la parcela ni bancos ni fuentes. Por otra parte, la cercanía del pabellón a la Avenida de María Luisa es causa de una fuerte contaminación acústica y ambiental en toda la fachada este.

El principal uso del espacio exterior actualmente es servir de aparcamiento al personal del recinto. También se usa la escalera de acceso como zona de espera y, cuando la climatología lo permite, como zona de desayunos para los grupos escolares. Sólo en contadas ocasiones se ha utilizado alguna pequeña parte de los exteriores para talleres al aire libre, campamentos de verano, jornadas de degustación o plantadas nocturnas de telescopios.

La rehabilitación de los jardines quiere ser el punto de culminación de todo el proceso de reforma que en los últimos años ha promovido el CSIC en el Pabellón de Perú. Entre las reformas se cuenta la instalación del Planetario; el rediseño de salas; la habilitación del Punto de Ocio y hall de bienvenida; la reforma y construcción de nuevos aseos; la colocación de nuevos suelos; instalación de rampas, ascensor y otros elementos para el acceso universal; el cambio de la montera del edificio y eliminación de estructuras temporales añadidas que no estaban contempladas en el proyecto original de edificio; y una restauración detallada de toda la fachada del inmueble que actualmente se encuentra en ejecución y que finalizará en las próximas semanas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.