Los presidentes autonómicos, en rueda de prensa
Los presidentes autonómicos, en rueda de prensa GVA

Así lo han manifestado tras mantener una reunión en València para abordar la financiación autonómica, a preguntas de los medios sobre si durante el encuentro habían el problema del agua y la posibilidad de un pacto entre regiones en materia hídrica.

García-Page ha lamentado la "situación de emergencia" que vive el país por la sequía, y ha incidido en que el líder del Ejecutivo valenciano "mantiene una posición distinta" a la del Gobierno manchego. "Entiendo que cada comunidad defienda sus propios intereses", ha remarcado, antes de asegurar que "todos" los presidentes regionales plantean la "necesidad de un acuerdo nacional de una vez por todas", a través de un debate de "carácter constructivo".

En este sentido, a pesar de las diferentes posturas entre la Comunitat y su territorio, ambos presidentes mantienen un "objetivo en común: intentar acercar posiciones", ha defendido.

Asimismo, el presidente castellano-manchego ha remarcado que llamado Memorándum del Tajo-Segura fue un pacto "estéril" y una "falsedad" y que, por tanto, "no existe política de acuerdo sobre agua en España".

"Para que pueda haber un acuerdo nacional, se necesita un consenso previo entre la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Murcia", ha recalcado, ya que considera que "el diálogo entre las regiones implicadas requiere abordar el asunto con perspectiva de las próximas décadas" y con "altura de miras".

LAS "GUERRAS DEL AGUA", UN "ENORME FRACASO"

En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Generalitat, que ha puesto el foco en que las "guerras del agua" han supuesto "dinero gastado en propaganda" y un "enorme fracaso".

Puig se ha referido a algunas formas de paliar la sequía y ha destacado entre ellas las políticas contra el cambio climático, que bajo su perspectiva son un asunto que debe abordarse en la próxima Conferencia de Presidentes.

También ha señalado que el trasvase de agua "no es se por sí una solución" y ha reivindicado el papel "fundamental" de las desalinizadoras, y todo ello debe, para Puig, incluirse en el marco de una "política integral seria del Gobierno para hacer frente a la sequía".

El jefe del Consell ha mostrado la disposición de la Comunitat para trabajar con el resto de actores en un acuerdo que "empiece desde abajo" y abarque la modernización de las confederaciones hidrográficas o

las políticas del agua. Todo ello para que el "agua no sea un freno sino una energía fundamental en el desarrollo económico", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.