Meghan Markle y el príncipe Enrique
Meghan Markle y el príncipe Enrique durante los festejos navideños de la familia real británica. Kensington Palace

El príncipe Enrique y su prometida, la actriz estadounidense Meghan Markle, visitaron Gales este jueves por primera vez desde el anuncio de su compromiso y fueron recibidos con entusiasmo por decenas de personas que les dieron la enhorabuena. El castillo de Cardiff fue testigo de la primera visita oficial a esa región británica del nieto de la reina Isabel II y su novia desde que anunciaron sus planes de boda el pasado noviembre.

Después de saludar a las personas que les esperaron a la entrada del castillo, la pareja asistió a un festival que celebra la cultura y tradición galesa. Enrique y su futura esposa presenciaron actuaciones de músicos y poetas y conocieron a personalidades galesas como el aventurero Richard Parks, el exjugador de rugby Scott Quinnell y el director ejecutivo de la Federación Galesa de fútbol, Jonathan Ford.

Enrique y su prometida se casarán en mayo. Él, de 33 años, y ella, de 36, se conocieron en 2016 y han anunciado que se casarán el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, una de las residencias de la reina Isabel II, a unos 35 kilómetros de Londres.

Jugarse el dinero sobre cuestiones políticas y sociales es una costumbre en el Reino Unido y las apuestas sobre la familia real británica están al alza. Todo ello, en vista de acontecimientos como el próximo nacimiento del tercer hijo de los duques de Cambridge o la boda del príncipe Enrique con la actriz Meghan Markle.

Los británicos apuestan por todo

Debido al alto nivel de participación de la sociedad en este tipo de juegos, muchas voces destacan la importancia de las casas de apuestas como indicadores políticos y sociales en el Reino Unido. Ese mercado es especialmente informativo cuando se trata de temas tan opacos como la Corona británica, donde el rendimiento de una apuesta puede ajustarse acorde a algún dato filtrado por la casa real, lo que permite sugerir tendencias.

Los británicos se juegan su dinero apostando al sexo del próximo bebé de Guillermo y CatalinaPor ejemplo, la casa real no hizo públicos los nombres de Jorge y Carlota, los dos hijos de los duques de Cambridge, hasta que nacieron, pero todas las apuestas apuntaban a que se llamarían así el mismo día del parto. Los británicos se juegan su dinero sobre temas diversos como el sexo del próximo bebé del príncipe Guillermo y Catalina, con el 66% de las apuestas que indican que será niña, o el día de la semana en que nacerá.

En cuanto al color del vestido que llevará la actriz Meghan Markle en su boda, a día de hoy el rendimiento está a 9/2 en que no será blanco, ya que es divorciada, lo que significa que por cada dos libras apostadas la casa de apuestas devolverá nueve si finalmente es así, y también se juega sobre si Enrique se afeitará la barba para el enlace, explicó Adams.

Otro marcador de tendencias es el rendimiento de la apuesta sobre si el príncipe Enrique invitará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su boda (50/1), de modo que si la pareja extiende la invitación, William Hill perderá y, por cada libra apostada, se devolverán 50.