En cualquier caso, sus ventas se han resentido, como ha ocurrido en el resto de España, cayendo un 15,3% durante el pasado ejercicio, hasta las 18.229 unidades, según los datos de la consultora remitidos a Europa Press.

Por el contrario, los de gasolina disparan sus ventas un 30,2% en 2017 y gana terreno entre los conductores, al suponer ya un 46,3% de todas las matriculaciones efectuadas en la región.

Mientras, las ventas de coches movidos con combustibles alternativos han confirmado su tendencia al alza, lo que se refleja en los fuertes crecimientos que experimentaron. Los eléctricos puros se han vendido un 67,9% más en Castilla y León durante el año pasado, aunque sólo para contabilizar 47 matriculaciones.

Más destacado es el incremento experimentado por los vehículos híbridos, de los que se vendieron 2.042 unidades. De esta forma crecen un 92,1% en 2017, suponiendo ya más del 5% del mercado.

"Se ha querido enterrar muy pronto al diésel, y los datos muestran que resiste y que sus virtudes hacen de este combustible una alternativa para muchos compradores", ha señalado el director de comunicación de Faconauto, Raúl Morales que ha insistido en que España es un país que ha apostado durante mucho tiempo por esta tecnología, "y parece que esto no cambiará de la noche a la mañana".

"Eso sí, y en paralelo, el año pasado vimos un crecimiento fuerte de los coches movidos con gasolina y especialmente de otros combustibles alternativos, que cada vez ganan más peso, especialmente los híbridos. Vamos hacia un escenario en el que convivirán todos los combustibles, aunque se irá dando paso de manera progresiva a tecnologías que permitan muy bajas o incluso cero emisiones", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.