Tienda Apple
La tienda de Apple de la avenida Michigan de Chicago, Estados Unidos. Kamil Krzaczynski / EFE

La firma Apple anunció este miércoles que en los próximos cinco años contribuirá a la economía de Estados Unidos con 350.000 millones de dólares y creará 20.000 nuevos empleos.

En un comunicado difundido desde su sede californiana de Cupertino, el gigante tecnológico delineó las áreas en las que invertirá en los próximos años y su impacto económico.

Los 350.000 millones que inyectará a la economía estadounidense incluyen tanto las inversiones nuevas como los aportes de los suministradores locales con los que trabaja, excluyendo impuestos.

Los 20.000 nuevos empleos que Apple anunció que creará en los próximos cinco años estarán destinados a sus actuales sedes y la apertura de una nueva, cuyo lugar no se ha definido.

Según los datos de la firma, Apple ha creado hasta ahora dos millones de empleos en Estados Unidos "y espera crear muchos más como resultado de las acciones anunciadas".

"Estamos enfocando nuestras inversiones en áreas donde podemos tener un impacto directo en la creación de empleos y la preparación laboral de los empleados", afirmó el máximo directivo de la firma, Tim Cook.

Nuevo escenario fiscal

También señaló que la compañía, la que más impuestos paga en Estados Unidos, anticipa que, a raíz de la reciente reforma fiscal (aprobada por el Congreso con los votos de los republicanos, y ratificada por el presidente, Donald Trump), repatriará una cantidad no determinada de capitales, por los que pagará al fisco 38.000 millones de dólares. "Un pago de ese tamaño probablemente sea el mayor de ese tipo que se haya hecho", dice el comunicado.

La suma de impuestos que Apple anuncia que pagará implica que, según cálculos de medios especializados, el capital que repatriará a Estados Unidos Apple puede estar en torno de los 250.000 millones de dólares.

La empresa no informó en qué dedicará semejante cantidad de efectivo y si incluirá, por ejemplo, la recompra de acciones, el pago de dividendos o adquisiciones de empresas.

Tras la reforma fiscal aprobada en EE UU, los beneficios que están en el exterior se consideran ahora como repatriados, y se les aplica un impuesto reducido de en torno al 15%, en lugar del 21% correspondiente al impuesto de sociedades. Con el anterior sistema fiscal, Apple tendría que haber pagado unos 100.000 millones de dólares.

La firma emplea actualmente a 84.000 personas solo en Estados Unidos. Acerca de la nueva sede, su ubicación será anunciada a fines de año, agrega Apple en el comunicado.

"Resultado de los recortes de impuestos"

Trump ha celebrado esta noticia. "Prometí que mis políticas permitirían a compañías como Apple traer grandes cantidades de dinero de vuelta a los EE UU. Es genial ver a Apple hacerlo como resultado de los recortes de impuestos", ha dicho en un mensaje en Twitter.

El presidente también calificó la decisión, que ha pillado por sorpresa los mercados, como una "gran victoria para los trabajadores estadounidenses" y para el país.