El hecho ha ocurrido a primera hora de la mañana en la sala común del módulo de régimen cerrado cuando un funcionario ha comunicado a uno de los internos el deceso de un miembro de su familia, tras lo que el recluso ha comenzado a romper el mobiliario de dicho espacio. Otros tres internos que en ese momento se encontraban en la sala le han secundado en su comportamiento vandálico.

La algarada, que no ha durado más de 30 minutos, se ha solventado mediante la rápida reacción de un grupo de 20 funcionarios de la prisión que con su presencia y con los sistemas de seguridad y protección correspondientes, han conseguido que los presos abandonaran su actitud agresiva, según las mismas fuentes.

Ni funcionarios ni internos han resultado heridos en el momento la disolución del incidente y los presos han sido llevados a aislamiento.

Consulta aquí más noticias de Palencia.