La ministra británica de Transportes, Ruth Kelly, ha informado del extravío de un disco informático en cuyo interior se hallaban los datos personales de más de tres millones de ciudadanos.

El disco se extravió en un almacén de seguridad de Iowa (EE UU)

Nombres, domicilios, direcciones de correo electrónico, números de teléfono personales... el disco en cuestión incluía todos estos datos de las personas que habían solicitado la obtención del carné de conducir entre septiembre de 2004 y abril de 2007, según recoge el diario El Mundo.

En la información, publicada por The Guardian, se incluye que el disco se extravió en Iowa (Estados Unidos), dentro de un almacén de seguridad contratado por la Administración británica para el tratamiento de datos.

En un primer momento, la empresa responsable, Pearson Driving Assessments, no notificó la pérdida al Gobierno británico ni a la policía.

No es el primer caso

La ministra de transportes ya se ha disculpado ante el Parlamento y ha insistido en que en el disco no se incluían los números de cuenta bancaria, de la seguridad social, ni de tarjetas de crédito.

No es el primer hecho de estas características que se produce en Reino Unido. Sin ir más lejos, el pasado 18 de octubre se extraviaron los datos fiscales de más de 25 millones de ciudadanos británicos y a principios de diciembre The Times desmanteló un mercado de compraventa de datos en internet.