Fotografía
Fotografía GUARDIA CIVIL DE ALMERÍA

Fue un agente de la Guardia Civil fuera de servicio quien el pasado día 12 decidió acudir a la vivienda del hombre después de que varios vecinos del pueblo le indicaran que, si bien habían visto el coche del perjudicado aparcado en su entrada, este no contestaba a las llamadas que se le hacían a la puerta y a sus teléfonos, según ha informado la Comandancia en una nota.

Una vez llegó al inmueble, el agente se ayudó de una escalera para asomarse por encima del muro de la parte de atrás de la casa, desde donde observó que la puerta estaba abierta, por lo que saltó al patio para pasar dentro ante las sospechas de que el hombre pudiera estar impedido.

Cuando llegó al comedor, el agente se encontró al hombre tumbado hacia arriba en el suelo, consciente y tapado con varias toallas y sábanas. El afectado le dijo que la tarde anterior se había caído y desde entonces un fuerte dolor de espalda le impedía levantarse. El agente solicitó una ambulancia para el traslado del perjudicado al Hospital La Inmaculada en Huércal-Overa, así como una dotación en servicio de la Guardia Civil, mientras que permanecía en todo momento junto a esta persona.

Según ha apuntado la Comandancia, el herido permanecerá en observación varios días, dadas las lesiones y enfermedades que presentaba como consecuencia de la caída, y al pasar toda la noche tumbado en el suelo.

Consulta aquí más noticias de Almería.