Inversión
Un billete de dólar junto a una moneda de euro. GTRES

Si estás planificando un viaje para el verano y te rondaba en la cabeza ir a Estados Unidos, quizás el mercado de divisas te están poniendo en bandeja la mejor ocasión en mucho tiempo: La cotización del euro respecto al dólar ha llegado este lunes a los 1,22 dólares, su nivel más alto desde el 25 de diciembre de 2014.

el año pasado por esta fechas los expertos vaticinaban que ambas monedas podrían llegar a la paridad. La tendencia, ahora, es completamente opuesta. La moneda única cerró el año pasado con una revalorización del 14,1% respecto del 'billete verde'... y sigue su escalada en este primer mes de 2018.

"El euro tiene un mayor potencial de revalorización por los movimientos del BCE en comparación con los de la Reserva Federal, así que debería situarse alrededor de los 1,30 dólares este año", explica un reciente informe de Deutsche Bank.

El analista David Pina, de ActivTrades, coincide en que "la positiva inercia de la economía europea y las perspectivas de tapering [reducción en las compras de deuda]" fortalecen al euro. "A medida que se acerque el final de programa de compra de activos, aumentarán las perspectivas de subidas de tipos en Europa y los mercados empezarán a descontarlo en precio del euro, pese a que no se esperen subidas hasta mediados de 2019".

Bueno para turistas y para las gasolinas

¿Cómo afecta esto a los españoles en su día a día? Para los viajeros que tengan planeado viajar a Estados Unidos y para aquellos que compran productos estadounidenses suponen buenas noticias. Como recibirán más dólares por cada euro, podrán adquirir más productos en sus compras y, en el caso de los turistas, les cundirá más su gasto durante su estancia en Estados Unidos.

También se recibirán buenas noticias en las estaciones de servicio. España importa el 99,6% del petróleo que consume y dado que los barriles cotizan en dólares, tendrá un efecto a la baja en la factura y en el abaratamiento de los combustibles. Otra cosa será que la bajada de las gasolinas provocada por el tipo de cambio... compense el subidón que experimenta esta materia prima por el estrangulamiento de la oferta por parte de la OPEP.

Malo para los exportadores y para el sector turístico

Eso, por la parte positiva. Pero el encarecimiento del euro respecto al dólar no supone una noticia agradable para los exportadores españoles que tengan a Estados Unidos como cliente. La factura para el estadounidense que compre productos españoles se está encareciendo al cundirle menos sus dólares y podría optar por cambiar de proveedor.

Y si beneficia al turista español que viaja a Estados Unidos, un euro más caro perjudica al estadounidense que viaja a España. Y esto podría suponer un descenso de visitas estadounidenses, uno de los mercados que más estaba creciendo en los últimos tiempos y que más gasto medio dejan en sus visitas a nuestro país.