Las mujeres están más preparadas y son más hábiles y flexibles que los hombres para los trabajos relacionados con las relaciones interpersonales, según un estudio de la consultora Saville Consulting. Estas características hacen que sean mejores en la dirección de recursos humanos. Además, el estudio afirma que ellas son más respetuosas, tolerantes, flexibles y conciliadoras.