En los palacios nazaríes. La erosión que producen los carritos de bebé en el pavimento de los palacios nazaríes va a dejar de ser un quebradero de cabeza para los encargados de la conservación de la Alhambra, según publicó ayer el periódico Granada Hoy. La comisión técnica del Patronato ha decidido impedir la entrada de los carritos a esas zonas del recinto, previsiblemente a partir del año que viene, aunque los responsables del monumento nazarí aún no han concretado la fecha exacta en la que entrará en vigor la nueva norma. De hecho, tampoco está claro el sitio en el que los padres deberán depositar los carritos durante la visita, aunque se plantea la creación de una consigna. Lo malo es que después de la visita habrá que andar mucho para recogerlos, pues normalmente el final del recorrido está en el Generalife, a cierta distancia.