Policía Nacional
Policía Nacional EUROPA PRESS/CNP

Los policías lograron extraer con una cuchara metálica el dedo que la madre había metido en la boca de su hijo para que no se asfixiara que lo tenía apresado con los dientes.

El incidente tuvo lugar este jueves por la tarde, cuando sobre las 17.30 horas los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen al aparcamiento de un supermercado del distrito de Trànsits, donde un menor de edad estaba inconsciente y no respondía.

Los policías fueron requeridos por varios ciudadanos que les señalaban uno de los coches del aparcamiento, localizando en su interior en la parte trasera a un niño inconsciente y una mujer muy nerviosa y asustada, con un dedo en la boca tratando de impedir que la propia lengua del menor lo asfixiara.

Los agentes lograron liberar el dedo de la mujer que había introducido en la boca de su hijo para que no se ahogara con una cuchara metálica de un bar cercano y, así, evitar la asfixia por obstrucción y lesiones por mordedura.

Inmediatamente lo colocaron en posición lateral de seguridad, recuperando instantes después la consciencia momentáneamente, circunstancia que aprovecharon para suministrarle un zumo azucarado, ya que posiblemente estaba sufriendo una hipoglucemia severa puesto que el menor era diabético 'tipo 1'.

Los agentes atendieron al menor hasta la llegada del servicio sanitario que, tras estabilizarlo, lo trasladó a un hospital de València.

Consulta aquí más noticias de Valencia.