Según ha informado la Policía Nacional, las investigaciones se iniciaron por una orden judicial en base a una denuncia formulada por la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía en Jaén que detectó una serie de recetas médicas que no coincidían con los datos del profesional médico al que se le asignaron. En total, se contabilizaron 27 recetas facturadas fraudulentamente.

Con la información recabada, los investigadores se entrevistaron con tres facultativos que manifestaron su desconocimiento por la sustracción de las recetas, así como su no emisión, no reconociendo como propia la firma que se reproducía en las mismas. Además, uno de los facultativos denunció que le faltaba su sello profesional.

Con la identidad de los beneficiarios de las recetas fraudulentas, las sospechas se centraron en un técnico especialista en mantenimiento de edificios que trabajaba en el centro hospitalario por la afinidad que podría tener con los beneficiarios.

Una vez analizada y estudiada la documentación, así como los diferentes testimonios de los facultativos, se ha detenido al presunto autor de la sustracción, que reconoció los hechos investigados. Además, entregó a los agentes cuatro recetas que aún tenía en su poder.

Consulta aquí más noticias de Jaén.