Los hechos ocurrieron sobre las 18,00 horas del pasado 31 de diciembre, cuando una unidad de la Policía Local de Granada es comisionada para que se dirija a una vivienda de la zona norte al estarse produciendo un discusión.

Los agentes se entrevistaron con ambos vecinos para intentar mediar y uno de ellos, el detenido, les invitó a pasar al interior de su domicilio para explicarles el motivo de la riña.

En ese momento, los policías apreciaron un fuerte olor a marihuana y el detenido reconoció que tenía "unas plantas para poderse arreglarse la boca, manifestando a reglón seguido que se marcharan de su vivienda, abalanzándose y golpeando con un puñetazo en el pecho a uno de ellos.

El hombre acabó detenido por un presunto delito de atentado y otro contra la salud pública por el cultivo de la droga, para lo que contaba con 16 focos alógenos y tres bidones de abono. Toda la instalación eléctrica estaba conectada a la red de forma fraudulenta.

Consulta aquí más noticias de Granada.