El dinero llega, pero tarde. A partir de esta misma semana unos 150 enfermos comienzan a cobrar en Catalunya las primeras ayudas económicas previstas por la Ley de Dependencia. El retraso en la llegada de las ayudas es evidente, ya que el plazo de recepción de las prestaciones finalizó a finales de noviembre.

El dinero percibido es «de carácter retroactivo desde el día siguiente de la fecha de la solicitud», según ha afirmado la consellera de Acció Social i Ciutadania de la Generalitat, Carme Capdevila. Las ayudas van destinadas a la contratación de servicios tales como la teleasistencia y la atención domiciliaria y al pago de plazas de residencia.

Entre un 70 y un 80% de las 50.000 solicitudes recibidas por la conselleria constatan un grado de dependencia «grave y por encima de las previsiones».