Según el escrito del Ministerio público facilitado por la Fiscalía, la acusada, abogada en ejercicio, asumió el 4 de junio del 2012 la representación y defensa de un cliente, para lo que se le otorgó un poder general y especial para pleitos ante notario el 4 de junio de ese mismo año.

Este, asistido de la acusada, presentó el día 21 de junio de 2012 ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Gijón una denuncia con relación al accidente de circulación que había sufrido el 22 de diciembre de 2011, en el cruce entre la calle Leopoldo Alas Clarín con la calle Enrique Martínez, en Gijón, por el que se le concedió una indemnización de 550.000 euros.

Sin embargo, de esa cantidad, recibió en realidad 455.677,16 euros, pues la acusada recibió el talón por importe de 94.322,84 euros que la compañía aseguradora había entregado al procurador el día 12 de julio del año 2013 y lo ingresó en su propia cuenta bancaria.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de apropiación indebida del artículo 253.1, en relación con el 249 y el 250.5 del Código Penal, y solicita que se condene a la acusada a tres años de prisión.

Asimismo, pide para ella inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y nueve meses de multa con una cuota diaria de 12 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas. Además, el Ministerio Fiscal solicita que la acusada abone las costas del juicio y una indemnización a su cliente por valor de 94.322,84 euros, más los intereses legales.

Consulta aquí más noticias de Asturias.