Según ha explicado este lunes en un comunicado el Consell de Mallorca, las auditorías tendrán un presupuesto de 500.000 euros y analizarán las empresas desde todos los puntos de vista.

El 3 de enero finalizó el plazo para que las empresas interesadas presentaran la documentación requerida al Consell de Mallorca y en los próximos días se iniciará el proceso administrativo y contractual para adjudicar el trabajo.

El objetivo es poder conocer de manera exhaustiva todo aquello que hace referencia a las dos concesionarias que dependen de la Dirección Insular de Residuos, principalmente en cuanto a su funcionamiento, cuentas, contrato y gestión operacional completa.

Una vez finalizadas las auditorías, con las conclusiones se pondrán en marcha acciones y políticas adaptadas a la realidad, introduciendo los cambios que mejoren la gestión de residuos de la isla y encaminados a ser más eficientes, sobre todo en la reducción, reutilización y reciclaje.

Además, han añadido, las auditorías servirán para asegurar que todas las prácticas se llevan a cabo de acuerdo con los contratos y la legislación vigente.