"Se cierra una empresa, no todo un sector", ha aseverado Rico, en declaraciones recogidas por Europa Press, antes de añadir que, pese a ello, "evidentemente hay que adaptar a las necesidades locales una serie de iniciativas que ayuden a amortizar el impacto".

En este sentido, ha remarcado que las reivindicaciones existentes en este ámbito pasan por las grandes infraestructuras pendientes que hagan más competitivas a las empresas burgalesas. "Se crea riqueza consolidando y trayecto nuevas empresas, no cerrándolas", ha puntualizado.

Rico ha reconocido que recibió la noticia del cierre definitivo de la planta "con cierta pena" y con la constatación de la pérdida de riqueza, habitantes, desarrollo y empleo que conlleva cualquier cierre de empresas. "Mal asunto los que aún creen que existe sustituto a la central", ha añadido.

Sobre el año 2017, el presidente de la Diputación de Burgos ha dicho que ha sido un ejercicio "interesante" desde la consolidación y ejecución de los objetivos marcados para la legislatura, fundamentalmente en la presencia real de los municipios en la toma de decisiones que afectan a la Institución provincial, la promoción económica y la política social.

En lo económico, ha asegurado que la Diputación es "más solvente, participada y eficaz" que el año anterior, lo que a su vez se ha traducido en una Institución "saneada" y con capacidad para crecer en los tiempos en los que la crisis ya no monopoliza el debate.

Al respecto, ha remarcado que "es buen momento" para revisar los aspectos de deuda pública, tasa de reposición, destino del superávit y regla de gasto para el conjunto de la provincia, sus ayuntamientos y la propia Diputación Provincial.

OPOSICIÓN

En relación a la oposición, César Rico ha señalado que, si bien no comparte muchos de los planteamientos enfocados más a la galería que a un análisis más profundo, en alguna ocasión, representa un "importante activo" en la transformación de la misma.

Sobre el acuerdo alcanzado entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento para el traspaso del tráfico pesado de la Nacional 1 a la autopista de peaje AP-1, el presidente de la Diputación de Burgos ha insistido en que se trata de una medida "transitoria" hasta el final de la concesión "que con total desatino prorrogaron diferentes gobiernos socialistas".

En cuanto a la línea del tren directo Burgos-Aranda de Duero-Madrid, Rico se ha mostrado confiado en que sea una realidad porque, según ha dicho, "es necesario no desde un capricho político, sino desde un planteamiento económico y empresarial fundado y coherente".

De cara a 2018, el presidente de la Diputación de Burgos ha confiado en que sea el año en que la Institución provincial y la Junta inicien el estudio de un modelo de prestación de servicios sociales "óptimo" y "bien financiado" que mantenga el primer nivel de valoración en España de servicios sociales por autonomías.

Finalmente, ha deseado a todos los burgaleses que sea un año próspero en el que se crezca, se cree empleo, se fije población y la Administración se centre en los problemas de las personas por encima de todo.

Consulta aquí más noticias de Burgos.