Fachada del TGI (Tribunal de Grande Instance) de Nancy, Francia
Fachada del TGI (Tribunal de Grande Instance) de Nancy, Francia. GOOGLE MAPS

El Consejo de Estado francés dio este viernes el visto bueno a los médicos del hospital de Nancy, situado en el noreste del país, que han decidido interrumpir el tratamiento a una niña de 14 años en estado vegetativo, en contra de la voluntad sus padres.

La menor, que padece una enfermedad neuromuscular severa, miastenia autoinmune, sufrió una parada cardiorrespiratoria el 22 de junio pasado, por la que ingresó en el hospital. Allí le detectaron "numerosas y graves lesiones cerebrales", según indica el Consejo de Estado en un comunicado.

Los médicos, que no vieron posibilidades de mejora, acordaron interrumpir los cuidados el 21 de julio, pero no conseguir un acuerdo con los padres que recurrieron la decisión, primero ante el Tribunal de Nancy y después ante el Consejo de Estado alegando el derecho a la vida.

La más alta instancia de contenciosos administrativos indicó que "es imposible determinar cuál sería la voluntad de la menor" y dio la razón a los facultativos amparándose en una ley de 2016, que contempla la posibilidad de suspender los tratamientos cuando son "inútiles, desproporcionados y no tienen más efecto que el mantenimiento artificial de la vida".

Esta ley permite la sedación profunda en enfermos terminales, pero prohíbe la eutanasia o el suicidio asistido.

Tras el dictamen de este viernes, ahora es el médico competente quien debe decidir si pone fin al tratamiento y, en tal caso, cómo y cuándo.