El primer tren europeo de viajeros que utiliza gas natural licuado (GNL) como combustible y que contribuye a "reducir" las emisiones de gases de efecto invernadero y a "abaratar el coste" del carburante ha iniciado su periodo de prueba este jueves.

En una nota de prensa, Reganosa ha informado de que el tren será abastecido desde la terminal que la empresa tiene instalada en el puerto de Ferrol. Así, ha comunicado que la primera entrega se ha realizado por medio de un camión cisterna desplazado desde Asturias.

Esta iniciativa forma parte de un paquete de proyectos de la Unión Europea para "impulsar el uso de energías más limpias" en el transporte, tanto terrestre como marítimo. En este sentido, Reganosa ha explicado que "el gas natural licuado presenta ventajas muy importantes" con respecto al gasoil y al fueloil.

En concreto, el GNL contribuye a reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, monóxido de carbono y partículas, además de disminuir la contaminación acústica.

Renfe ha señalado que la elección de España para llevar a cabo esta experiencia obedece a que, tras haber valorado la "capacidad logística", el país "cuenta con una larga experiencia en gestión de gas natural licuado".

ESTRUCTURA DEL TREN EUROPEO

El tren elegido para esta primera experiencia de cambio de combustible ha sido un "automotor de vía estrecha" al que se le ha "retirado la maquinaria diésel para incorporarle otra de gas" y un "depósito especial", tal y como ha comunicado Reganosa.

El convoy también dispone de una "cabeza tractora impulsada por gaosil", lo que "permitirá comparar los resultados" de cada combustible empleado.

RECORRIDO Y CIRCULACIÓN

Para la realización de las primeras pruebas, Renfe ha reservado un tramo de veinte kilómetros entre las localidades asturianas de Figaredo y Trubia.

El combustible que se precise se entregará semanalmente por medio de camiones cisterna expedidos desde la terminal de Reganosa hasta estos tramos.

Consulta aquí más noticias de Asturias.