Este 'modus operandi', según ha informado la Comisaría Provincial, consiste en acercarse a personas de edad avanzada, con las que los autores del robo entablan una conversación y les sustraen joyas, relojes o carteras después de darles un abrazo antes de marcharse del lugar.

En concreto, los hechos ocurrieron el 14 de noviembre de 2017 en Béjar, cuando el hombre transitaba por la calle Libertad. Entonces, un varón de unos 35 años le preguntó la hora desde un coche de color negro, quien luego se marchó.

La víctima siguió su camino por la calle Veintiocho de Septiembre, donde una joven le abordó y se dirigió hacia él, le agarró por los brazos para apartarle de la acera y le llamó la atención como si ya le conociera de antes.

Ante tal hecho, el hombre le manifestó que debía marcharse pero, antes de ello, la chica, de nacionalidad rumana y con once antecedentes policiales, se le acercó, le dio un beso y se marchó del lugar.

La victima no se dio cuenta de que le habían sustraído el reloj hasta el momento de llegar a su domicilio, tras lo cual acudió a la Comisaría Local de Béjar para informar de lo ocurrido y presentar una denuncia.

Según fuentes policiales, las investigaciones practicadas por la Comisaría Local de Béjar determinaron que la joven era la presunta autora de los hechos ocurridos en la localidad y tramitaron la orden de búsqueda y captura.

Ya el día 3 de enero, funcionarios policiales, en labores de vigilancia, localizaron a la joven en la calle María Auxiliadora de Salamanca, donde procedieron a su detención como presunta autora de un delito de hurto.

Asimismo, los agentes le intervinieron un reloj de la marca 'Viceroy', plateado, y una cadena de oro, los cuales están siendo investigados por so proceden de algún otro hecho delictivo basado en el

mismo método del 'abrazo cariñoso'.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.