Protestas en Teherán
Estudiantes iraníes protestan ante la Universidad de Teherán el pasado 30 de diciembre. EFE/EPA/STR

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, confió este martes en que se respete el derecho a manifestarse pacíficamente y a la libertad de expresión en Irán, donde han muerto al menos veinte personas en protestas contra el coste de la vida por quinto día consecutivo.

La portavoz afirmó que los servicios que dirige Mogherini han "seguido de cerca las manifestaciones de ciudadanos iraníes de los últimos días" y que han estado "en contacto con las autoridades iraníes". "Seguiremos observando los acontecimientos", agregó.

Al menos nueve  personas murieron la noche del lunes al martes en diferentes ciudades de la provincia de Isfahán, en las últimas protestas antigubernamentales por la carestía de la vida en Irán. Antes de eso ya se contabilizaban 11. Es decir, al menos se han producido veinte muertes en total.

 Además hay al menos 450 personas detenidas. "200 personas fueron detenidas el sábado, 150 personas el domingo y unas 100 personas el lunes", ha indicado el vicegobernador de la provincia de Teherán, Alí Asghar Naserbakht

Son las manifestaciones antigubernamentales más grandes convocadas en Irán desde 2009, cuando el opositor "movimiento verde" organizó varias jornadas de protesta contra la reelección del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad, que fueron duramente reprimidas.

"Esperamos que el derecho a manifestarse pacíficamente y de libertad de expresión sean garantizados tras las últimas declaraciones públicas del presidente (iraní, Hasán) Rohaní", indicó una portavoz de la jefa de la diplomacia comunitaria. Rohaní ha hecho llamamientos a la calma y ha restringido la actividad en las redes sociales.

Rohaní dijo que los enemigos de Irán azuzaron a ciertos grupos para promover incidentes porque no toleran los "éxitos" que Teherán ha obtenido con el acuerdo nuclear suscrito en julio de 2015 con seis potencias internacionales, así como con sus medidas contra el terrorismo en la región.

El presidente iraní reiteró el derecho del pueblo a criticar y protestar, pero afirmó que "hay que elegir la manera y la vía legal para expresarse".

El gran pueblo iraní ha sido reprimido durante muchos años. Están hambrientos de comida y libertad

Asimismo el Parlamento iraní acusó a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los disturbios generados en las manifestaciones que se han producido.

Desde el sábado, tercer día de las protestas, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que ha criticado a las autoridades iraníes.

Trump publicó que "el gran pueblo iraní ha sido reprimido durante muchos años. Están hambrientos de comida y libertad. Junto con los derechos humanos, la riqueza de Irán está siendo saqueada. ¡ES HORA DE UN CAMBIO!", agregó.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, negó la acusación de Rohani también secundada por el legislativo iraní, de que Israel está detrás de los incidentes.

En un comunicado de su Oficina, Netanyahu calificó de "falsas" e "hilarantes" las acusaciones de Rohaní y dijo que su respuesta pasa por "no insultar al pueblo iraní", pues "se merece algo mejor que eso".