Imágenes de la llegda e intervención patera
Imágenes de la llegda e intervención patera CRUZ ROJA

La llegada de inmigrantes en patera a las costas de la Región de Murcia se ha cuadruplicado en 2017 con respecto al año anterior, según datos facilitados por la Delegación del Gobierno a los que ha tenido acceso Europa Press.

Una cifra que ha aumentado considerablemente a final de año debido a la oleada de pateras del pasado mes de noviembre que trajo a la Región de Murcia a más de medio millar de personas en 50 embarcaciones; cerrando el año 2017 con un récord de llegada de pateras.

En concreto, frente a los 529 'sin papeles' que llegaron a la Comunidad en 2016, el año 2017 se ha saldado con 2.089 inmigrantes, un pico elevado que no se alcanzaba desde 2009, cuando llegaron 732 inmigrantes. A partir de 2010 la cifra fue descendiendo paulatinamente hasta registrar su máximo más alto desde ese año.

Las cifras más elevadas desde 2007 se han registrado en 2008, con 663 'sin papeles', frente a los 732 del año siguiente y los 529 de 2016.

En 2017 se interceptaron 190 embarcaciones con 2.089 personas a bordo, concretamente con 1.927 hombres, 40 mujeres y 122 menores; mientras que en 2016 fueron 51 embarcaciones con 455 hombres, 65 menores y tan solo nueve mujeres.

En 2015, se interceptaron 27 embarcaciones con 278 personas, 249 de ellas hombres, 28 menores y una mujer. En 2014, las embarcaciones alcanzadas fueron 21, con 231 inmigrantes a bordo, de ellos 208 varones y 23 menores.

Durante el año 2013 la cifra fue mucho menor, que culminó con la interceptación de 16 embarcaciones con 176 personas (150 varones, una mujer y 25 menores de edad). Las cifras fueron un poco más elevadas en el año 2012, cuando se interceptaron 19 embarcaciones con un total de 225 inmigrantes (216 varones, una mujer y ocho menores).

"CRISIS MIGRATORIA SIN PRECEDENTES"

Sobre la oleada de pateras del mes de noviembre, el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, ha valorado "la magnitud del dispositivo material y humano" desplegado durante los tres días que duró "una crisis migratoria sin precedentes en la historia de España" que permitió rescatar, poner a disposición judicial y trasladar con éxito a 519 inmigrantes llegados de forma ilegal a Cartagena entre el viernes 17 y el lunes 20 de noviembre.

El dispositivo de Policía Nacional llevado a cabo para la atención y traslado de los inmigrantes se llevó a cabo "con una coordinación extraordinaria, solventando las complejidades de la asistencia a un número de personas tan elevado y la logística para el descanso de los mismos", su reseña policial y su traslado a sede judicial y posteriormente a un Centro de Internamiento de Extranjeros. "No se produjo desorden alguno y los protocolos se cumplieron con total efectividad".

Fueron más de 500 los agentes policiales involucrados, 250 miembros de las Unidades de Intervención Policial y gran parte de los efectivos con los que cuenta la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia y las Comisarías de Policía Nacional de él dependientes: Cartagena, Lorca, Molina de Segura y Alcantarilla. Dentro de este dispositivo se desplegaron agentes de todas las Brigadas Provinciales y Locales: Extranjería y Fronteras, Científica, Seguridad Ciudadana, Judicial e Información, así como miembros de las Comisarías de Distrito de San Andrés y del Carmen.

Para los desplazamientos fueron empleados 15 autobuses y cerca de 100 vehículos policiales para la escolta de los mismos y la seguridad de los trasladados. Por su parte, Salvamento Marítimo, además de las cincuenta personas movilizadas, empleó el remolcador Clara Campoamor, de 80 metros, la Guardamar Caliope, de 32 metros, la Salvamar Mimosa, de 21 metros, un Avión Casa 235 y un helicóptero Helimer con base en Almería, además del avión de la operación internacional Frontex.

El dispositivo humano de la Guardia Civil sobrepasó los 250 efectivos entre las tripulaciones del Buque Oceánico Río Segura, dos patrulleras, una de Alicante y otra de Cartagena, y un helicóptero de vigilancia aérea. Capitanía General, a través del Centro de Operaciones de Vigilancia de Acción Marítima (COVAM), participó activa y trascendentalmente con 150 personas, que incluye las tripulaciones del buque Tornado y el patrullero Formentor y el personal de apoyo en el muelle del Arsenal y del Tercio de Levante de Infantería de Marina, además de desplegar cuatro tiendas de campaña en el Muelle de La Curra.

Otra de "las claves del éxito del operativo", según el delegado, fue la disposición y el trabajo de los funcionarios del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, con seis juzgados volcados única y exclusivamente en el proceso, uno de ellos desplazado al propio pabellón para agilizar las gestiones. En total, más de 80 personas entre jueces, letrados de Administración de Justicia, funcionarios de Justicia, abogados de oficio de cada uno de los juzgados e intérpretes. Además, también intervino el Instituto de Medicina Legal para realizar las pruebas a los menores de edad.

La Autoridad Portuaria de Cartagena, propietaria de gran parte de las instalaciones del dispositivo, como el centro de coordinación y la sala de crisis y los muelles, también colaboró activamente con unas treinta personas, incluidos los agentes de la Policía Portuaria.

Además, durante los tres días que duró esta crisis, Bernábe ensalzó particularmente "la actitud, la colaboración y lealtad institucional" del Ayuntamiento de Cartagena y de su alcaldesa, Ana Belén Castejón. Entre Policía Local y las concejalías de Servicios Sociales, Infraestructuras, Deportes y Educación, el ayuntamiento de Cartagena participó en el operativo con 80 personas, además de poner a disposición de la Delegación del Gobierno dos pabellones municipales para albergar a los inmigrantes.

Así como la logística y atención humanitaria de Cruz Roja, Cáritas, Hospitalidad de Santa Teresa, Cepaim, Accem, que "fue otro de los soportes fundamentales del operativo". Cruz Roja, además de los hospitales de campaña montados en el Muelle de La Curra para la primera atención a los inmigrantes, empleó a 150 personas.

La atención de Cruz Roja se produjo en dos escenarios diferentes. El primero, un dispositivo habitual de atención en el Puerto de Cartagena

por parte de los voluntarios del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de Atención Humanitaria a Inmigrantes. El segundo, los dos pabellones asumidos por voluntarios del ERIE de Albergue y Logística, junto con voluntarios del ERIE Psicosocial, en el que se han desplegado los medios logísticos necesarios para albergar a todos los inmigrantes llegados a las costas.

Cruz Roja habilitó 290 camas en el pabellón Bastarreche de Santa Lucía y otras 207 en el Instituto Jiménez de la Espada, si bien este último no llegó a utilizarse. En total, además del personal citado, veinte vehículos y una embarcación.

Organizaciones como Cáritas, con veinte personas movilizadas, ofreció tres desayunos, dos comidas y dos cenas durante estos días para más de 300 comensales. CEPAIM, con 10 personas, ACCEM, con 4, y la Hospitalidad de Santa Teresa, con 14, completa el componente humano de las distintas ONG.

Por último, durante este episodio, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, puso a disposición de esta crisis humanitaria cuatro centros de menores, sobre quienes ejerce la tutela, y empleó a 109 personas entre educadores sociales, mediadores interculturales, coordinadores de centro o psicólogos.

Consulta aquí más noticias de Murcia.