Pisos
Pisos EUROPA PRESS

Una reforma exprés del hogar, únicamente a través de la mejora de elementos aislantes o de mayor eficiencia, podría aumentar considerablemente los días de bienestar al año de un hogar vulnerable sin consumir energía extra. Esta es la principal conclusión de la investigación Re-habilitación exprés para hogares vulnerables. Soluciones de bajo coste, impulsada por la Fundación Gas Natural Fenosa.

En concreto, la Fundación Gas Natural Fenosa propone hasta 77 medidas de bajo coste que suponen inversiones de entre 50 y 7.800 euros, en función de las medidas que se decidan implantar en cada caso y de las condiciones de cada hogar y edificio.

"Este estudio, que se incluye dentro del Plan de Vulnerabilidad energética del grupo Gas Natural Fenosa, forma parte de las iniciativas sociales que impulsa la Fundación Gas Natural Fenosa, para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad energética", explica el director general de la Fundación, Martí Solà.

Para la directora del estudio, Margarita de Luxán, y su equipo, "se vislumbra la posibilidad de sacar a algunas personas de la vulnerabilidad energética mejorando sus condiciones de vida y la habitabilidad de sus viviendas con la aplicación de medidas concretas. Son soluciones de aplicación sencilla cuyos resultados se detectan de manera inmediata desde su instalación", asegura.

Se trata de inversiones ágiles, de rápida aplicación y económicas que no son incompatibles con una posterior reforma integral del edificio en el que habitan, que sería la manera más efectiva y eficiente de mejorar la habitabilidad de las viviendas, si bien supondría una inversión mucho más elevada.

Las soluciones constructivas aconsejadas en el citado informe se dividen en cinco grandes categorías: paramentos, techos, suelos, carpintería y protecciones solares, indicando el coste de instalación de cada una de ellas, su peso, su eficacia y los lugares donde se comercializa, entre otras características. Estas soluciones, ordenadas según su grado de eficacia, son: aislamiento de muros, aislamiento de techos (en los últimos pisos), sustitución de vidrios simples por dobles con láminas de baja emisividad, cambiar la carpintería por ventanas con rotura del puente térmico, instalar toldos, persianas o elementos de sombra y por último, colocar burletes en las juntas de las ventanas y las puertas.

El objetivo es implementar medidas pasivas de fácil instalación que se puedan realizar desde el interior de la vivienda, para las que no sea preciso la solicitud de licencias de obras o de permisos de la comunidad de propietarios.

Además, según se desprende del estudio, tras esta intervención exprés en un hogar madrileño, por ejemplo, en invierno disminuirían, incluso desaparecerían, las temperaturas inferiores a 10º C en el interior de la vivienda, y aumentaría el porcentaje de tiempo en el que la vivienda estaría a una temperatura superior a los 18,5º C. En el caso del verano, se reduciría considerablemente el periodo de tiempo en el que la temperatura superara los 29º C, especialmente en las viviendas de la última planta. Todo ello sin tener que aumentar el consumo de energía.

Otro de los aspectos a destacar es que este incremento del tiempo de habitabilidad térmica en el interior de la vivienda viene acompañado de un ahorro económico, que se calcula entre 300 y 650 euros anuales, en función de las medidas adoptadas.

La difusión de la eficiencia energética forma parte de los compromisos sociales de Gas Natural Fenosa y su Fundación, junto con la atención especial que dedica la compañía a las personas más vulnerables, para quienes tiene un marcha un paquete de más de 20 medidas con el objetivo de reforzar su atención y protección.

SIETE SOLUCIONES DE BAJO COSTE

  1. Pintura térmica exterior: aislamiento de los techos, en los últimos pisos, mejora la eficacia energética en todas las ciudades estudiadas.
  2. Doble acristalamiento: sustitución de los vidrios simples de las ventanas por cristales dobles con lámina de baja emisividad.
  3. Aislamiento bajo forjado en los muros: soluciones de elementos trasdosados por el interior.
  4. Pintura térmica en el interior de la vivienda.
  5. Las ventanas, mejor con rotura del puente térmico que de acero. Colocación de burletes en las juntas para evitar escapes de aire por las ventanas y las puertas.
  6. Aislamiento de las paredes exteriores con cámaras de aire.
  7. Toldos, persianas y cortinas que den sombra y aíslen las ventanas.

Infografía GNF diciembre