Los candidatos republicanos se enzarzan en una batalla sobre su fe religiosa

  • Huckabee, pastor evangélico, ha sido el que ha lanzado la polémica.
  • Se preguntó si los mormones creen que Jesús y el diablo son hermanos.
  • Romney, el candidato mormón, dice que ha ido demasiado lejos.
Mike Huckabee, en primer plano, y Mitt Romney, durante el debate de pre-candidatos republicanos a la presidencia estadounidense.
Mike Huckabee, en primer plano, y Mitt Romney, durante el debate de pre-candidatos republicanos a la presidencia estadounidense.
John Gapps / EFE

Parece que querían dar la razón a los que pensaban que con un mormón y un pastor evangélico como precandidatos era cuestión de tiempo que la religión entrase en el debate del proceso de elección de los republicanos norteamericanos. En el autoproclamado 'país de las libertades' la fe individual puede convertirse en motivo de debate.

Mike Huckebee, un reverendo prostestante lanzado a la primera línea de los presidenciables en las encuestas en Iowa, ha abierto el fuego en una entrevista con el New York Times.

¿Los mormones no creen que Jesús y el demonio son hermanos?
En respuesta a una pregunta del periodista, comenzó concediendo que la fe de su rival era una religión y no un culto para, a continuación, señalar que
no sabía mucho respecto al mormonismo: "¿Los mormones no creen que Jesús y el demonio son hermanos?", según recoge la agencia Reuters.

El interpelado, Mitt Romney es ex gobernador de Massachusetts y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una cuestión que le está deparando ciertos problemas y sobre la que quiere apartar la atención mediática.

Sin embargo, su respuesta no se hizo esperar y en una entrevista con en el programa "Today" de la cadena de televisión NBC señaló que "atacar la religión de alguien es ir demasiado lejos. No es propio del estilo americano y creo que la gente lo rechazará".

Huckabee ha dado marcha atrás, ha pedido perdón, ha culpado a la descontextualización de sus palabras de la polémica y, en definitiva, ha querido quitarle hierro al asunto. Pero ya se ha lanzado la primera piedra y ha hecho diana. Iowa será, el próximo 3 de enero, el primer estado donde se dirima esta particular batalla religiosa de la que, por cierto, se mantiene a buen recaudo el principal candidato republicano Rudolph Giuliani.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento