El Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona prevé recuperar las operaciones y consultas externas anuladas por el fuego antes de Reyes. Hoy se terminará de reprogramar y el lunes se recuperará la actividad con normalidad, aunque el sindicato de enfermería Satse cree que aún se tardará «un tiempo».

Se trata de 50 intervenciones quirúrgicas y unas 600 consultas externas. Otras 700 se acabaron atendiendo ayer. El teléfono se averió y el sistema informático se cayó, por lo que no se pudieron cancelar una por una. Se atendió a quien acudió al hospital.

Según han explicado los responsables de Can Ruti, ayer se recuperó parte de la normalidad truncada el miércoles por un incendio en una papelera, en el sótano. El agua se ha restablecido, mientras que el teléfono y la red informática volverán a la normalidad en los próximos días.

Dos generadores completaron el suministro eléctrico. Salvo zonas afectadas por el incendio, el hospital funciona bien. Salut ultima un estudio para comprobar qué suministros eléctricos tiene cada hospital, con el objetivo de tener una doble red.

También volvieron las urgencias de maternidad, obstetricia y pediatría. Igual con la UCI o la reanimación. Las generales y Hemodiálisis se abrirán hoy. Enfermos críticos y niños regresaron al centro. Tres quirófanos funcionaban ya ayer y otros once permanecían cerrados.

¿Fortuito o intencionado?

El incendio se originó en una papelera cuyos restos se hallaron en el vestuario de las mujeres. Dado su estado, será difícil saber si el fuego fue fortuito o intencionado. Can Ruti puso a disposición de los afectados el teléfono de información 93 462 86 00.

El fuego obligó a desalojar a 110 pacientes (luego regresaron), a trasladar a otros 65 y adelantó el alta de 40. Ayer se dio de alta a 99 personas. Ahora hay 362 plazas ocupadas. De los trasladados a otros hospitales, unos regresaron a casa y otros quizá regresen a Can Ruti otra vez.