Star Wars
Aficionados a la saga Star Wars asisten al estreno de Los últimos Jedi en el Teatro Chino de Hollywood. EUGENE GARCIA / EFE

La Policía tuvo que intervenir en la noche del jueves en un cine de California para calmar a numerosos fans de Star Wars: Los últimos Jedi que habían acudido a una sesión de preestreno de la película y que se indignaron por la ausencia de sonido en el inicio de la proyección.

El medio especializado The Hollywood Reporter informó este viernes de los fallos técnicos que se registraron el jueves en la sesión en un cine de la cadena AMC en Burbank, una ciudad situada a unos quince kilómetros al norte de Los Ángeles.

Según el relato de The Hollywood Reporter y de diferentes usuarios que se hicieron eco de lo sucedido en las redes sociales, la proyección de la película comenzó con problemas de sonido que impedían escuchar los diálogos.

Los vídeos que se publicaron en Twitter muestran a un grupo de espectadores enfadados gritando en el vestíbulo y reclamando a los responsables del cine que se volviera a comenzar la película, una medida que no se llegó a tomar.

Un usuario de Twitter, que se identifica como Isaías Rodríguez y que aseguró haber estado en este cine de Burbank, dijo que AMC les ofreció acudir a otra sesión en el mismo establecimiento, que a diferencia de la que habían comprado no sería con tecnología IMAX, o asistir el viernes en cualquier recinto de la cadena en las horas en las que hubiera todavía disponibilidad.

Ante el desorden que estaban provocando los espectadores enojados de Star Wars, la Policía de Burbank se presentó en el cine para controlar la situación sin que se registraran heridos o detenidos, informó la cadena de televisión ABC.

Aunque el estreno como tal de la película tiene lugar hoy viernes, numerosos cines en Estados Unidos ofrecieron anoche pases previos del largometraje dirigido por Rian Johnson y que protagonizan Daisy Ridley, John Boyega, Mark Hamill y Carrie Fisher.