La Guardia Urbana de Barcelona sancionó ayer a 174 seguidores del Stutggart por incumplir la ordenanza cívica durante su estancia en la ciudad para ver el partido de la Liga de Campeones ante el Barça.

Los pacíficos seguidores alemanes fueron sancionados en la mayoría de los casos por "consumir alcohol en el espacio público", según ha explicado la responsable del área de seguridad del ayuntamiento de Barcelona, Asumpta Escarp.

174 de los 3.000 seguidores del Stuttgart que visitaron Barcelona fueron sancionados por beber en la calle

Los aficionados alemanes, unos 3.000, pagaron los platos rotos de la anterior visita de los seguidores del Glasgow Rangers. Entonces, la Guardia Urbana no sancionó ni a uno de los 16.000 seguidores británicos que bebieron, provocaron peleas y orinaron por la ciudad durante dos días. Tampoco se detuvo a nadie.

Del total de sanciones puestas 57 se cobraron "por el procedimiento del pago inmediato" mientras el resto se cobrarán "a través de la oficina de Administración al igual que se cobran" otro tipo de sanciones.

70 euros de multa

Beber en la calle está sancionado en Barcelona con 70 euros con una reducción de hasta 52 euros si se paga en el momento.

En los casos en los que se multa a turistas, primero se tramita la sanción a los hoteles y en el caso de que ya se hayan ido, como pasa en la mayoría de casos, "se comunica a los Consulados las personas sancionadas".

Habrá que ver si en el próximo partido internacional del Barça que podría ser, entre otros, frente a los británicos del Arsenal, Liverpool o Celtic, o los griegos del Olympiakos, la Guardia Urbana muestra la misma eficacia sancionadora.

El ayuntamiento reforzó los servicios de limpieza, puso más lavabos en la calle e imprimió foletos y carteles en alemán informando de la existencia de la ordenanza cívica.